Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto social en Grecia

Nuevos disturbios en Grecia

Las protestas pacíficas degeneran en cargas policiales el día del entierro del joven asesinado.- El líder de la oposición, Giorgos Papandreu pide la dimisión del Gobierno y nuevas elecciones.- La autopsia revela que el disparo que mató a Grigoropoulos fue directamente al corazón

Centenares de jóvenes han vuelto a causar este martes graves disturbios en Atenas, cerca del cementerio donde se celebraba el entierro del estudiante que murió el sábado pasado por los disparos de un agente de policía y que desató la actual ola de violencia, la mayor que registra Grecia en 35 años.

Estos altercados fueron precedidos por enfrentamientos entre unos 300 manifestantes y policías antidisturbios en las puertas del Parlamento griego este mediodía en Atenas al término de una marcha estudiantil. Los agentes los han dispersado para evitar que alcanzaran el edificio. La avenida que va de la Plaza Syntagma, donde está el Parlamento, la de Omonia ha sido el centro de los disturbios de los últimos días, como atestiguan las tiendas y sucursales bancarias calcinadas que presenta.

Según la televisión griega, cientos de manifestantes arrojaron piedras y hasta trozos de pavimento contra vehículos y vitrinas de tiendas, a lo que la policía contestó con el lanzamiento de gases lacrimógenos. Estos incidentes ocurrieron a pocos cientos de metros del cementerio del barrio ateniense de Nea Smirni, donde un centenar de personas despedía a Alexandros Grigoropoulos, de 15 años, a los gritos de "no te olvidaremos" y "tú nos guías". Más de 5.000 personas vestidas de negro se reunieron a las afueras de Atenas para asistir al funeral. Muchos de ellos gritaron lemas de "policías, cerdos, asesinos".

Tres días de batallas campales se han saldado con al menos 176 detenidos, 40 coches quemados y una decena de edificios afectados por las llamas en todo el país. Doce policías está heridos y veinte ciudadanos han tenido que ser ingresados por los golpes recibidos en enfrentamientos con las autoridades. La revuelta popular se ha desbocado en Grecia y ha traído al país la peor crisis en 35 años.

El Gobierno, ante su peor crisis

Ante la situación descontrolada de los últimos días, el primer ministro griego, el conservador Costas Caramanlis, que reunió el lunes de urgencia a su Gobierno para buscar soluciones a la crisis social del país, ha pedido la condena unánime y el aislamiento para los causantes de los disturbios violentos en el país, al tiempo que ha prometido justicia por la muerte del joven a manos de la policía. "Nadie tiene derecho a utilizar este suceso trágico como una excusa para las acciones de violencia contra ciudadanos inocentes, sus bienes, contra la policía y la democracia", ha dicho Caramanlis a la prensa tras reunirse en Atenas con el presidente heleno, Carlos Papulias, para tratar sobre la tensa situación en Grecia.

El primer ministro ha hecho estas declaraciones antes de reunirse con los líderes de parlamentarios y de la sesión del Consejo de Ministros prevista para esta mañana, unas citas centradas en buscar el máximo apoyo a su estrategia frente a los fuertes disturbios desatados desde el sábado pasado en las calles de Atenas y otras ciudades del país. Según informa el diario To Bima, si la crisis social no mejora en las próximas horas, el Gobierno incluso está estudiando la posibilidad de declarar el Estado de excepción.

No obstante, el líder de la oposición Giorgos Papandreu, ha pedido la convocatoria de nuevas elecciones y la retirada del Gobierno al término de la reunión con el Caramanlis. "El Gobierno es incapaz de proteger a los ciudadanos", ha declarado Papandreu, que también ha pedido una reunión extraordinaria del grupo parlamentario de los socialistas de Pasok para preparar un posible escenario electoral, según informa el diario griego Ta nea.

Tras los disturbios, los sindicatos han convocado a una huelga general para este miércoles en protesta por la reforma de las pensiones y por la situación económica general. La falta de expectativas laborales y el hartazgo por los escándalos políticos han alimentado la revuelta desde que estalló el pasado sábado. Caramanlis, ha solicitado a los sindicatos que suspendan la concentración, petición que ha sido rechazada. "Nuestra respuesta es que la huelga y la manifestación se celebrarán como estaba previsto", señaló el portavoz de la mayor confederación de trabajadores del país, la GSEE, Stathis Anestis.

La prensa ha criticado abiertamente al Gobierno por "dejar al país en manos del anarquismo" y ha señalado que "somos una sociedad sin Gobierno". También diversos canales de televisión han mostrado la desproporción de las cargas policiales contra los estudiantes, abriendo de esta manera otro debate en los medios de comunicación sobre cómo la policía ha actuado contra manifestantes pacíficos.

Por otra parte, la autopsia realizada al cuerpo del joven muerto de un disparo realizado por la policía ha revelado que la bala entró de arriba abajo en el corazón del chico para terminar alojándose en la décima vértebra torácica, según informa el diario Ta nea. Los análisis anulan la versión policial, que aseguraba que la bala rebotó en el asfalto e hirió al chico de 15 años por accidente.

Acción de protesta en el consulado griego en París

Cerca de 80 personas han ocupado pacíficamente la primera planta del consulado griego en París en protesta por la muerte del joven griego el pasado sábado. "Esta es una ocupación simbólica. Hay 20 estudiantes dentro y otros 60 fuera", ha leído un portavoz de los jóvenes.

"Ahí están, se están manifestando. La situación es muy tranquila, están muy tranquilos. La policía francesa está ahí", ha explicado el agregado de prensa griego, Alexandr Bouzis. Acciones similares se produjeron ayer en los consuldados griegos de Londres y Berlín.

Más información