Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel bombardea Gaza y deja más de 225 muertos

Los misiles destruyen edificios del movimiento islamista Hamás, que promete venganza.- El ministro de Defensa israelí no descarta un ataque terrestre "si es necesario".- Facciones palestinas lanzan cohetes hacia territorio israelí y causan un muerto

La Fuerza Aérea israelí ha vuelto a bombardear esta noche objetivos de Hamás, lanzaderas de cohetes y carreteras. Este sábado la franja de Gaza se ha convertido en el escenario del ataque más mortífero de los últimos 60 años por parte de Israel, que se ha cobrado la vida de al menos 225 personas y ha dejado 750 heridos, la mayoría de ellos en la ciudad de Gaza, así como en los poblados de Jan Younis y Rafah en el sur de la franja, según fuentes del servicio de emergencias de Gaza. Debido a la gravedad de muchos de los heridos, la cifra de muertos podría aumentar, han informado portavoces de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna Cisjordania.

Según Moawiya Hasanie, jefe de los servicios sanitarios de Gaza, el ataque a Gaza de este sábado es la operación militar más sangrienta de Israel llevada a cabo en un solo día desde la Guerra de los Seis Días, en 1967.

"No será fácil y no será breve"

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, ha asegurado que la ofensiva militar emprendida por el Ejército en la franja de Gaza "No será fácil y no será breve", y que ordenará la ampliación de los ataques a otros puntos de la región si fuera necesario. "Hay un momento para la calma y otro para la lucha, y ha llegado el momento de pelear", ha agregado. Además, en una entrevista concedida a la televisión estadounidense, el ministro de Defensa israelí ha asegurado que para su país el cese de los enfrentamientos con Hamas "no es acceptable". "Para nosotros, pedirnos un alto el fuego con Hamas es como pedirles a ustedes [Estados Unidos] que hagan un alto el fuego con Al Qaeda", ha dicho Ehud Barak, quien ha explicado también que no descarta un ataque terrestre a la zona.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha condenado "rotundamente" el ataque y ha instado a Israel a que lo detenga "inmediatamente".

Según los militares israelíes, el objetivo de este ataque era "infraestructura terrorista" y han dicho que los ataques aéreos "continuarán, se expandirán y se intensificarán si es necesario", con la mira puesta en los líderes de Hamás. El primer ministro, Ehud Olmert, había advertido de que Israel lanzaría una ofensiva en Gaza en represalia por los cohetes palestinos.

A lo largo de esta semana se han difundido varias informaciones procedentes de diversos medios israelíes que apuntaban a los preparativos para una "operación militar de alcance limitado" sobre la Franja, a través de ataques por aire y tierra, en respuesta a la reactivación de los lanzamientos de cohetes desde Gaza hacia territorio israelí. Desde que terminó el alto el fuego, más de 200 proyectiles han impactado en territorio israelí sin causar víctimas, excepto dos niñas palestinas que murieron ayer por un cohete mal dirigido que cayó dentro de Gaza.

Imágenes de la televisión local mostraban cadáveres en algunos caminos, y cómo los heridos y muertos eran trasladados de los edificios destruidos. Los pobladores lanzaban gritos airados y corrían por las calles donde se podían ver también coches calcinados. Columnas de humo surgían de varias partes de la ciudad de Gaza.

El portavoz de la policía de Hamás, Islam Shahwan, ha informado que uno de los sitios atacados es una sede policial en la ciudad de Gaza donde se estaba celebrando una ceremonia de graduación de nuevo personal. El encargado para América Latina del movimiento Al Fatah, Mohamed Odeh, por su parte ha declarado a la agencia Efe que entre los fallecidos figura el responsable de la Policía de Hamás en la franja de Gaza, Taufiq Jaber.

Venganza

El máximo líder del grupo palestino Hamas, Jaled Meshaal, convocó hoy a sus partidarios para una nueva Intifada contra Israel tras los ataques en Gaza, que han causado mas de 200 muertos en las ultimas horas.

En su llamamiento, que hizo en una entrevista difundida por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, Meshaal ha expresado la necesidad de devolver "duramente" los ataques de las últimas horas contra Gaza y que Israel sienta en carne propia el sufrimiento de los palestinos.

Previamente, el líder del Gobierno de Hamás, Ismael Haniyeh, aseguró que los palestinos nunca se rindarán a Israel. "No abandonaremos nuestra tierra, no levantaremos banderas blancas y no nos arrodillaremos excepto frente a Dios", ha declarado Haniyeh. "Puede haber más mártires y puede haber más heridos pero Gaza jamás se romperán y nunca se rendirá".

Poco después del ataque israelí, militantes de Hamás han lanzado cohetes hacia territorio judío, y según fuentes médicas israelíes, uno de ellos ha causado un muerto, una mujer en la población de Netivot, y cuatro heridos. El Ejército israelí ya había declarado la alerta en las comunidades cercanas a la frontera con Gaza.

Egipto ha abierto hoy el paso de Rafah, en la frontera con Gaza, para permitir la entrada de ayuda humanitaria y la evacuación de heridos del bombardeo masivo israelí de hoy, según fuentes de seguridad de ese país.

El bombardeo se ha producido en momentos en que las autoridades egipcias se encontraban en un proceso de mediación para restablecer la tregua que se había fijado el 19 de junio pasado y se había extendido durante seis meses, hasta el 19 de diciembre.

Asimismo, se produce un día después de que Israel abriera algunos pasos fronterizos para permitir la entrada de suministros a la Franja de Gaza.

Reacciones

El ataque ha despertado la alarma global, y varios líderes han llamado a la moderación y retomar la vía de las negociaciones para restablecer la tregua que vivieron ambas partes durante seis meses. Los ministros de Exteriores de la Liga Árabe han convocado para el próximo miércoles una reunión de emergencia para discutir la crisis. En un principio estaba previsto que el encuentro se celebrase este domingo por la noche, sin embargo, la asistencia de muchos ministros a otras reuniones de los dos grupos regionales de la Liga Árabe ha obligado a posponer la reunión.

Estados Unidos, a través de la secretaria de estado, Condoleezza Rice, ha pedido un inmediato cese el fuego. Además, Rice ha manifestado su condena a los ataques con cohetes perpetrados contra Israel y responsabilizó a Hamás de la ruptura de la tregua.

Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha instado a través de un comunicado al "fin del lanzamiento de cohetes sobre Israel y el del bombardeo sobre Gaza". Desde el Vaticano, su portavoz Federico Lombardi, ha afirmado hoy que el bombardeo alejará de nuevo las esperanzas de paz para la zona.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban-Ki Moon, ha mostrado hoy su alarma por el derramamiento de sangre ocurrido hoy y ha urgido a un inmediato alto el fuego para evitar la continuación de la violencia.

Más información