Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

Abbas pide a la ONU una resolución de alto el fuego mientras Israel rechaza la tregua

El gobierno israelí considera "irreal" la tregua de 48 horas propuesta por Francia.- Prosigue la ofensiva con nuevos ataques sobre edificios oficiales palestinos

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha pedido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) que apruebe una resolución a favor de un alto el fuego inmediato en Gaza, mientras el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha confirmado que la ofensiva seguirá pese a la cascada de peticiones internacionales que piden el fin de los ataques. El presidente palestino ha hecho este llamamiento en una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe. En la misma línea que el presidente palestino se ha manifestado antes el secretario general de esta organización, Amr Musa. "Ahora hay casi 400 muertos, [pero] ¿cuál es la cifra mágica de víctimas para que el Consejo de Seguridad actúe?", se ha preguntado Musa.

Como la Liga Árabe, buena parte de la comunidad internacional ha pedido el alto el fuego en las últimas 24 horas. La ONU lo ha hecho públicamente pero sin resolución de por medio, tal y como lo piden los países árabes. La UE pidió ayer martes un alto el fuego permanente y el acceso de ayuda a Gaza en un intento de detener el gran número de bajas civiles. Tras la reunión de los 27 ministros Exteriores de la UE en París, Miguel Ángel Moratinos aseguró ayer en los micrófonos de la SER que la UE "no va a cesar hasta conseguir una paz definitiva".

En saco roto

Sin embargo, las peticiones de la comunidad internacional siguen cayendo en saco roto. Después de un encuentro de su gabinete de seguridad, reunido para tratar las diferentes propuestas presentadas por varios países para que Israel acabe con el asedio a Gaza, Olmert ha asegurado que no se dan las condiciones necesarias para un alto el fuego. "Consideraremos [un cese del fuego] si las condiciones llegan a madurar, y creemos que se puede llegar a una solución diplomática que garantice más seguridad en el sur de Israel. Por el momento esto no es factible", ha señalado un asistente del ejecutivo israelí citando a Olmert.

Hamás ha señalado que se encuentra dispuesto a estudiar propuestas para un cese el fuego. "Estamos a favor de cualquier iniciativa que traiga un cese inmediato de la agresión y levante enteramente el asedio", ha señalado Ayman Taha en respuesta al rechazo a la tregua por parte de Olmert.

Quinta jornada de ofensiva

Israel prosigue con los bombardeos sobre la franja, que ya han causado la muerte de más de 380 palestinos. En esta quinta jornada de ofensiva, al menos un palestino ha muerto en los primeros ataques aéreos de la madrugada. Las bombas han caído sobre varios edificios gubernamentales, la mayoría atacados ya en días anteriores, como las oficinas del primer ministro palestino, Salam Fayyad, y del Ministerio del Interior, además de una casa en el campo de refugiados de Jabalia, al norte de la ciudad de Gaza, según testigos presenciales y fuentes del movimiento Hamás.

Prosigue también el lanzamiento de cohetes desde territorio palestino por parte de las milicias de Hamás, que hasta el momento se han cobrado la vida de cuatro israelíes desde el sábado. Los milicianos disponen de cohetes capaces de llegar a 20 kilómetros de Tel Aviv. La artillería palestina ha aumentado su radio de alcance y expone a más de medio millón de israelíes a los cohetes.

Bush llama a Olmert

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha hablado hoy con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, sobre la situación en Gaza y los pasos necesarios para un alto al fuego, según la Casa Blanca. En la conversación, Olmert ha dicho al presidente estadounidense que el objetivo de las fuerzas israelíes "es sólo Hamás y sus agentes" y que intentan minimizar las bajas civiles, a pesar de los casi 400 muertos. Gordon Johndroe, un portavoz de la Casa Blanca, ha dicho en una rueda de prensa que cualquier alto el fuego debe ser "duradero". Para ello, Hamás debe parar de lanzar proyectiles y comprometerse a no hacerlo en el futuro, así como que detenga el contrabando de armas, ha dicho este portavoz.

Más información