Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

Olmert presume de conseguir que EE UU se abstuviese en la votación de la ONU

El primer ministro israelí cuenta cómo interrumpió a Bush en un discurso y evitó el voto a favor de Condoleezza Rice en el Consejo de Seguridad.- Ban Ki-moon viaja a Oriente Próximo

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, telefoneó al presidente estadounidense, George W. Bush, para instarle a que la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, se abstuviese en la votación de la resolución de Naciones Unidas para exigir un alto el fuego en Gaza, tal y como ha contado el propio Olmert este pasado lunes a los periodistas.

Según las palabras del primer ministro israelí, pidió hablar con Bush diez minutos antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU llevase a cabo la votación sobre la resolución que exigía un alto fuego inmediato en la franja de Gaza y a la que Israel se oponía.

"Cuando vimos que la secretaria de Estado, por razones que no entendemos, quería votar a favor de la resolución de la ONU... busqué al presidente Bush y me dijeron que estaba dando un discurso en Filadelfia", contó Olmert. "Yo dije: 'No me importa. Quiero hablar con él ahora mismo'", añadió el primer ministro israelí quien describió a Bush como un "amigo sin igual de Israel".

"Le sacaron del podio donde estaba dando el discurso, le llevaron a otra habitación y hablé con él. Le dije: 'No podéis votar a favor de la resolución'. Me contestó: 'Escucha, no sé de qué va, no la he visto, y no estoy al corriente del texto'". Ante esta conversación, Olmert le dijo a Bush: "Tengo confianza contigo. No puedes votar a favor".

Olmert siguió contando cómo influyó en Bush, que dejará la presidencia de EE UU el próximo 20 de enero, toda vez que Barack Obama tome posesión de su cargo. "Bush dio la orden a la secretaria de Estado y ella no votó a favor de una resolución que ella tramó, redactó, organizó y maniobró. Rice quedó bastante avergonzada y se abstuvo al final", aseguró el primer ministro israelí.

La resolución 1.860 adoptada por el Consejo de Seguridad el jueves pasado es de obligado cumplimiento para las dos partes, que se resisten a detener sus acciones, pese a que negocian por separado con Egipto las condiciones de una posible tregua. En esta resolución 14 países de los 15 miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor, sólo EE UU se abstuvo. Hasta entonces, Washington había vetado todos los intentos de aprobar una resolución.

Ban pide el fin de los combates en Gaza

Mientras tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viaja a Oriente Próximo para impulsar personalmente los intentos de trasladar a la realidad la reciente resolución del Consejo de Seguridad instando a un alto el fuego en Gaza, que ha sido ignorada por Israel y Hamás.

Ban ha asegurado, en una conferencia de prensa, que el propósito de su viaje de casi una semana es apremiar a los líderes de la región para lograr que las dos partes acepten deponer las armas y negociar una solución duradera al conflicto, que ya ha costado más de 900 muertos.

"Mi mensaje es simple, directo y al grano: paren los combates. Y a las dos partes, les digo: Paren, ya", ha asegurado el máximo responsable de Naciones Unidas. "Ha muerto demasiada gente. Ha habido mucho sufrimiento de la población civil. Muchas personas viven diariamente con miedo a morir. Y en Gaza la sociedad se está destruyendo: las casas de los ciudadanos, las infraestructuras, los centros médicos y las escuelas", ha lamentado.

El llamamiento del diplomático surcoreano llega cuando se cumplen 17 días de combates que han causado 900 muertes palestinas. El Ejército israelí comenzó el lunes a adentrarse en la guerrilla urbana combatiendo a los milicianos de Hamás en el corazón de la ciudad de Gaza.

18ª jornada de ataques

En la franja, tanto Israel como Hamás continúan luchando dentro de su guerra urbana. Las fuerzas israelíes han reforzado sus posiciones en torno a la ciudad de Gaza durante la 18ª jornada de ataques. Según fuentes médicas, 18 milicianos palestinos, la mayoría de ellos miembros de Hamás, y tres civiles han muerto este martes durante los enfrentamientos.

Desde el inicio de los ataques, 910 personas han muerto en Gaza, según un recuento realizado por fuentes médicas palestinas. De los fallecidos, 292 eran niños y 75 mujeres. En el lado israelí son 13 los muertos en lo que va de conflicto, de los que 10 eran soldados. Los tres civiles fallecieron a causa de los cohetes lanzados por Hamás desde Gaza.