Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer día de trabajo para Obama

El presidente ordena suspender durante 120 días los juicios de Guantánamo mientras revisa el futuro del controvertido penal

En sus primeras 24 horas en el poder, el nuevo presidente de EE UU, Barack Obama, ya ha tomado sus primeras decisiones. Y marcan una diferencia fundamental con su antecesor, George W. Bush, ya que van encaminadas al cierre de Guantánamo, que ya anunció hace tiempo. Obama ha ordenado la suspensión temporal, 120 días, de los procesos abiertos a los presos del controvertido penal mientras la nueva Administración "revisa" los procesos allí emprendidos.

El presidente ha ordenado a los fiscales de los tribunales especiales que pidan una suspensión de 120 días en todos los casos pendientes de juicio. Son 21 los que están en marcha en este momento en la base naval de Guantánamo, ubicada en Cuba. En cinco de los casos, los prisioneros, acusados de planear los atentados del 11-S, se enfrentan a la pena de muerte. En el escrito de petición de los fiscales se puede leer que reclaman la suspensión "en interés de la justicia".

Además, existe ya un borrador para ordenar el cierre de Guantánamo. Si lo firma tal como está, la prisión deberá "cerrarse tan pronto como sea factible y no más tarde de un año desde la fecha de esta orden".

La decisión de Obama, transmitida por el Secretario de Defensa, Robert Gates a los fiscales, dice: "Para dar al nuevo presidente y a su administración tiempo para revisar los procesos de las Comisiones Militares en general, y los casos pendientes ante estas Comisiones, en particular, el secretario de Defensa, por orden del presidente, ha ordenado al fiscal jefe pedir la suspensión de 120 días de todos los casos pendientes". La orden busca, según reza el documento, "otorgar a la nueva Administración el tiempo suficiente para reexaminar los dosieres de los detenidos actualmente en Guantánamo que no hayan sido declarados como liberables o transferibles".

Por la base naval de Guantánamo han pasado más de 700 detenidos, aunque ahora quedan unos 250. Muchos han sido devueltos a sus países y ahora se especula con el futuro de los que quedan. Algunos países europeos se han ofrecido para hacerse cargo de los que no son "liberables" o no pueden ser devueltos porque en su país podría esperarles destinos trágicos.

Tribunales especiales

Los internos de Guantánamo que han logrado, después de hasta seis años sin ser acusados formalmente, ser llevados a juicio, se enfrentan a unos tribunales especiales, conocidos como Comisiones Militares, fuera de la jurisdicción estadounidense -no son ni tribunales militares ni ordinarios. El Gobierno sólo ha presentado cargos contra 21 prisioneros y tres han sido condenados ya por las Comisiones Militares -entre ellos el chófer de Bin Laden y el australiano David Hicks.

El recién estrenado presidente de EE UU ya ha anunciado en varias ocasiones, durante la campaña presidencial y después, que procedería a cerrar Guantánamo, aunque también ha anunciado que llevará su tiempo. Abierta en 2002 para albergar a los denominados combatientes enemigos -una clasificación creada por el Gobierno de Bush para sortear las convenciones internacionales sobre prisioneros de guerra- que EE UU iba capturando en Afganistán en su lucha contra el terrorismo, Guantánamo ha sido símbolo de los abusos contra los derechos humanos cometidos por la administración de Bush. Los internos de Guantánamo han pasado años sin ser acusados formalmente de nada y han sufrido tratos degradantes y técnicas de interrogatorio equiparables a la tortura -recientemente, algunos funcionarios de Bush han reconocido abiertamente que se practicó la tortura.

Atacar la crisis económica

Igualmente, el presidente Obama va a atacar de inmediato el mayor problema que afronta al inicio de su mandato: la crisis económica que vive el país y que amenaza a millones de familias estadounidenses. Sus asesores económicos trabajan ya con el Congreso liderado por los demócratas el paquete de estímulo fiscal de 825.000 millones de dólares.

También está buscando nuevas propuestas para ayudar a la recuperación del vapuleado sistema financiero y para ello está analizando una serie de ideas, entre ellas, la creación de un banco estatal que adquiriría los activos tóxicos de los bancos estadounidenses en problemas.

La idea es reactivar el flujo de créditos a la economía y así dar facilidades a los consumidores y empresas para que obtengan créditos y poner así en marcha la producción.

Oriente Próximo

El conflicto en la franja de Gaza, y en general la situación en Oriente Próximo también han ocupado parte importante de la agenda de Obama en su primer día en el cargo. La Casa Blanca ha informado de que Obama conversó por teléfono con el primer ministro israelí, Ehud Olmert; el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás; el rey Abdalá II de Jordania, y el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Obama tiene previsto anunciar un embajador para Oriente Próximo, y el nombre que más suena en Washington es el de George Mitchell, un ex senador y veterano mediador en conflictos internacionales. Asimismo, se sentará en la oficina oval con la cúpula del Pentágono para discutir el repliegue de fuerzas en Irak y el envío de más soldados a Afganistán.