Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capturado un sicario mexicano que se "deshizo" de 300 cuerpos

Santiago Meza López, uno de los 20 narcotraficantes más buscados por el FBI, disolvía los cadáveres de sus víctimas en ácido

Uno de los 20 narcotraficantes más buscados por el FBI ya está entre rejas. Santiago Meza López, conocido como El Pozolero del Teo, es además uno de los más sanguinarios. Arrestado el pasado jueves por el Ejército mexicano en el Estado de Baja California, el detenido ha confesado que se encargaba de deshacerse de los cuerpos de las personas que le llevaban, pero que éstas ya estaban muertas, y por ese trabajo recibía un pago de "600 dólares por semana". Hacía desaparecer sus cadáveres en ácido. Casi todas sus víctimas eran deudores o enemigos del narcotraficante Teodoro Eduardo García Simental, alias El Teo, miembro del cártel de los hermanos Arellano Félix.

En una comparecencia ante la prensa, Meza mostró al personal militar y a los periodistas el sitio donde durante varios años se ha encargado de desintegrar los cadáveres, ubicado en un barrio de Tijuana. Lo hacía solo, después de muertas las víctimas, y por ese trabajo recibía un pago de 600 dólares por semana. "Las echaba en un tambo [barril] y ahí se desintegraban", confesó el sicario, y añadió que los restos que quedaban los enterraba en una fosa.

Meza, de 45 años, fue detenido en un complejo turístico de Ensenada, a unos ochenta kilómetros de la frontera con Estados Unidos, junto a otros dos sicarios: Héctor Manuel Valenzuela, de 45 años, que ha dicho ser "cocinero personal" del primero, y Fernando López Alarcón, de 49 años, asistente de cocina, además de una menor que no ha sido identificada ni presentada públicamente.

En la operación fueron intervenidos cuatro vehículos y cuatro armas largas, tres chalecos antibalas, cargadores y cartuchos de diversos calibres y dos granadas de fragmentación. Antes de que comenzara el despliegue, un grupo de personas logró escapar en coches de lujo.