Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos comida y más personas hambrientas en Zimbabue

Un país sumido en la ruina económica y azotado por el cólera verá reducida la ayuda alimenticia por persona

El mismo pequeño plato al día pero más bocas que alimentar. El panorama de Zimbabue, un país sumido en la ruina económica, se hace cada día más negro: el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha anunciado que a partir de ahora tiene que redistribuir sus mismos lotes de ayuda en una población necesitada cada vez más numerosa, lo que reducirá el nivel de calorías en cada ración diaria.

Hasta el momento, unos cinco millones de personas, la mitad de la población de Zimbabue, dependen de la ayuda del PMA, pero las estimaciones señalan que hasta el 70% de los zimbabuenses son vulnerables de sufrir graves problemas nutricionales en los próximos meses. Ante la creciente hambruna y la misma falta de medios, el PMA se ha visto obligado a reducir a la mitad sus raciones de maíz para que éstas puedan llegar a todos los necesitados. De 10 a 5 kilogramos al mes (unas 600 calorías al día), mientras lo recomendable son 12 kg.

"Las personas serán ahora más vulnerables, especialmente los niños más pequeños que pueden tener problemas desde el principio de su dieta", asegura Richard Lee, portavoz del PMA para Zimbabue. "Tenemos la misma emergencia de siempre, los mismos problemas pero estamos muy preocupados porque en abril la cosa puede empeorar mucho", añade.

A pesar de este recorte nutricional, muchos zimbabuenses se beneficiarán de la ayuda internacional y podrán tener su ración de comida pero bajo un umbral menor de calorías pero dentro de los límites para sobrevivir. Lee justifica la medida con cautela: "Queremos llegar a todo el mundo que lo necesita, jóvenes y mayores, y podemos priorizar".

Sin respuesta

Los problemas pueden llegar en el futuro en un país sin infraestructuras, un servicio sanitario colapsado y sistemas del agua que no funcionan. Y con el azote mortal de la peor crisis de cólera de la historia de Zimbabue y de los últimos 15 años en África. La epidemia ha matado a más de 3.000 personas y ha dejado a más 60.000 enfermos contagiados.

"El país no tiene respuesta para una posible crisis nutricional. Sería muy grave, muy gordo, y dejaría por los suelos la seguridad alimentaria", reconoce desde el sur del país Manuel López Iglesias, 47 años, responsable de Médicos Sin Fronteras en Zimbabue. Para el cooperante, el ministerio de salud no puede hacer frente a los enfermos. Los hospitales, cerrados por falta de medicinas, y los médicos, y en huelga por la crisis económica situación, poco pueden hacer para contener la enfermedad.

Acuerdo político

Sin embargo, buenas noticias han salido hoy de Zimbabue. Los principales partidos políticos han anunciado hoy un acuerdo para formar un Gobierno de unidad tras meses de disputas.

El Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) ha anunciado hoy que se incorporará al Gobierno de unidad de Zimbabue junto al partido ZANU-PF del presidente Robert Mugabe, según se hizo saber al término de la reunión celebrada por la cúpula del partido opositor.

Mugabe, el liberador de la antigua Rodesia del Sur, se perpetúa en su mandato desde 1979 y el pasado mes de abril ya tensó la cuerda al negarse a negociar el traspasado de poderes o la cohabitación con el ganador de las pasadas elecciones de abril de 2007, Morgan Tsvangirai.

El vacío de poder ha agravado una de las peores situaciones económicas del mundo, con una inflación del 231.000.000% y la contracción de la agricultura en un país que llegó a ser exportador de alimentos.