Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo Gobierno de centro-izquierda afrontará la crisis en Islandia

La socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir, nombrada primera ministra, desea "facilitar la reconciliación de la sociedad"

Islandia ha dado la bienvenida este domingo al nuevo Gobierno minoritario de transición que dirigirá el país, sumido en una grave crisis económica, hasta las elecciones en primavera. La potenciación del empleo y la protección de la vivienda y las familias serán las prioridades del Ejecutivo, han informado en una rueda de prensa los líderes de los partidos Socialdemócrata y el Izquierdista Verde que integran la coalición. La socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir, nombrada primera ministra, se ha mostrado dispuesta a impulsar importantes cambios legales e "instaurar nuevos valores" durante los dos meses que estará en el poder.

"Hemos preparado una serie de medidas que espero que sean suficientes para sanar la discordia y facilitar la reconciliación de la sociedad", ha asegurado la primera ministra, de 66 años y abiertamente gay, tras subrayar la necesidad de reestructurar la economía islandesa cuanto antes. En la agenda también está la renovación del sistema ejecutivo del Banco Central y su junta de gobernadores, encabezada por su director, Davíd Oddsson, y la creación de una Asamblea Parlamentaria que estudiará la posibilidad de que el país nórdico ingrese en la Unión Europea (UE).

Los dos partidos de la coalición se encontraban en conversaciones desde la dimisión, por la presión ciudadana ante la profunda crisis económica de la isla nórdica, del Gobierno conservador del primer ministro Geir H. Haarde el pasado lunes. El nuevo gabinete de transición cuenta además con el apoyo del Partido Progresista, cuya petición de más presencia en las decisiones de la coalición retrasó el acuerdo final algunas horas.

Sigurdardóttir ha dado a conocer además a diez ministros, entre los que destacan Steingrímur J. Sigfússon, líder de los verdes, nombrado titular de Economía o la designación de Össur Skarphéðinsson como ministro de Exteriores -y de Industria- en sustitución de la líder socialdemócrata Ingibjörg Sólrún Gísladóttir, que deja el Gobierno para recuperarse de una enfermedad.

Programa económico

El sistema financiero de Islandia, de unos 320.000 habitantes, se vino abajo en octubre, cuando la crisis global crediticia alcanzó su punto álgido, lo que derivó en una grave crisis monetaria y en un preocupante aumento del paro -de ser inexistente ha pasado al 7,8%-. El país nórdico ha impuesto controles de capital y ha visto cómo su tasa de interés alcanzaba el 18%. El Gobierno se vio forzado a buscar una ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de otros países europeos, que en total asciende a unos 10.000 millones de dólares.

El nuevo Gobierno ha dicho en un comunicado que proseguirá con el programa económico negociado con el FMI. "El Gobierno se enfrenta a enormes dificultades debido al derrumbe del sistema bancario y por el rápido aumento de la deuda y los pasivos de la economía nacional", ha señalado.

La coalición minoritaria tiene muchas posibilidades de ganar los comicios, que con toda probabilidad se celebrarán el próximo 25 de abril. Si las elecciones fuesen ahora, el Partido Izquierdista Verde sería el de más presencia en el Parlamento, con el 32,6% de los votos, según una encuesta publicada por el diario islandés Fréttabladid el pasado 24 de enero.