Se extienden las huelgas contra el empleo de extranjeros en Reino Unido

El personal de dos centrales nucleares se adhiere a los paros, iniciados la semana pasada a raíz de la concesión de unas obras a una empresa italiana

AGENCIAS Londres 2 FEB 2009 - 13:06 CET

La movilización emprendida por millares de trabajadores británicos del sector energético contra la concesión de trabajos a empresas extranjeras sigue extendiéndose. Hoy han sido los trabajadores de dos plantas nucleares y otras plantas de energía los que se han sumado al movimiento Empleos británicos para los trabajadores británicos, que cuenta ya con el apoyo de una veintena de empresas del sector de la energía y que pide al Gobierno de Gordon Brown la adopción de medidas proteccionistas para evitar la contratación de mano de obra extranjera.

Los trabajadores de las centrales nucleares de Sellafield y Heysham han interrumpido su trabajo y salido a la calle para mostrar su protesta, al igual que los empleados de una refinería de petróleo en Grangemouth (Escocia) y de centrales energéticas de Longannet, Warrington y Staythorpe. Sólo en la central de Sellafield, han sido unos 900 los huelguistas, y 300 en Heysham. En un momento de recesión económica y crecimiento del paro en Reino Unido, los trabajadores estiman que se dan facilidades a los trabajadores extranjeros porque se les paga menos.

Bill Eilbeck, sindicalista de la planta de Sellafield, ha declarado que no es una huelga xenófoba, sino que demandan igualdad de condiciones para todos los trabajadores. "No tratamos de impedir la llegada de trabajadores extranjeros, intentamos impedir que vengan cobrando menos y nos quiten el trabajo. Pedimos igualdad de derechos". "Si el Gobierno no nos escucha, la situación se agravará aun mas", ha sentenciado.

Las huelgas ilegales se iniciaron la pasada semana en la refinería de Lindsey, de la empresa Total. La propietaria adjudicó una ampliación de la planta a la empresa italiana IREM, que ha anunciado que los 500 trabajadores destinados a esa obra serán, en su mayoría, italianos y portugueses venidos expresamente para realizar el proyecto, lo que deja fuera la mano de obra local.

Total sostiene que no discrimina a los trabajadores británicos, sino que no encuentra personal cualificado en la zona, pero los obreros británicos creen que se contrata personal extranjero porque es más barato y exigen a Brown que ponga en práctica una promesa que hizo en el momento de asumir el cargo en junio de 2007, cuando prometió "empleos británicos a los trabajadores británicos". Esta propuesta es ilegal, porque el Gobierno no puede frenar el libre tránsito de trabajadores entre los países de la UE.

Se ha puesto en marcha una mediación para intentar solucionar el conflicto, al tiempo que la dirección de Total se van a reunir con las empresas subcontratadas y líderes sindicales en Scunthorpe.

Mientras, el secretario de Transporte, Meter Mandelson, ha llamado a los trabajadores del sector a abandonar las "huelgas solidarias", subrayando que la legislación europea da a Total el derecho a subcontratar las obras a la empresa que "mejor situada" para hacerla. Asimismo, ha negado en la BBC que se haya excluido a los trabajadores británicos de la obra en Lindsey o que se vaya a pagar menos a los trabajadores extranjeros.

Otras noticias

Un huelguista muestra una pancarta a favor del trabajo para los británicos en la refinería de Lindsey. / AFP

Últimas noticias

Ver todo el día

Exreclusos de Guantánamo protestan contra EE UU en Uruguay

Magdalena Martínez Montevideo

Cinco de los seis liberados por Washington exigen mejores condiciones y una compensación mayor por los 13 años de captura

Peña Nieto toma la bandera de la justicia para recuperar popularidad

El presidente de México se compromete a reformar la "justicia cotidiana" que, aparte del ámbito penal, absorbe el 87% de pleitos

Votar en clave local o en clave de castigo

La crisis y los casos de corrupción convierten las municipales en una oportunidad para pasar cuentas con el Gobierno del PP

EL PAÍS RECOMIENDA

Así es el tren que levita

Japón retoma la carrera de los ‘supertrenes’ con un convoy magnético a más de 600 km/h sin tocar el suelo

Treinta años de paro

Los problemas endémicos del mercado laboral español, el desempleo y la temporalidad, siguen enquistados hoy

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana