Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe recomienda a EE UU suavizar su política hacia Cuba

El documento pide la revisión del embargo vigente desde 1962

El presidente de EE UU, Barack Obama, debe iniciar cambios en la política hacia Cuba que incluyan al embargo comercial, la revisión de la inclusión de la isla caribeña en la lista de naciones terroristas y las restricciones a los viajes, según sugirió ayer un informe de un centro de investigaciones sociales.

El Instituto Brookings, con sede en Washington, planteó las recomendaciones en un documento presentado en Miami, uno de los bastiones de la comunidad cubano-estadounidense. De acuerdo con el último censo, en EE UU viven cerca de 1,2 millones de cubanos. La agrupación incluye a diplomáticos norteamericanos, canadienses, españoles y británicos, junto con académicos y líderes de la comunidad cubano-estadounidense.

En el informe Política de Estados Unidos hacia una Cuba en transición se proponen sugerencias a corto, medio y largo plazo que podría poner en marcha Obama sin esperar a que el Congreso apruebe medidas hacia la isla caribeña.

Una encuesta del mismo instituto y la Universidad Internacional de Florida, realizada en diciembre de 2008, señaló que un 55% de los cubanos residentes en EE UU rechazan el embargo y apoyarían un cambio en la política actual que el Gobierno estadounidense mantiene con la isla.

Vicki Huddleston, integrante del equipo que redactó el informe, dijo a Efe que ha llegado el momento de emprender acciones para adoptar lo que llamó una política de compromiso y olvidar la estrategia de la hostilidad para propiciar cambios en el régimen cubano.

"Esto nos dará la posibilidad de tener influencia positiva en el futuro de Cuba con respecto a las próximas generaciones y líderes", aseguró Huddleston, ex jefa de la sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

El documento incluye como recomendaciones permitir más viajes a Cuba para académicos estadounidenses y artistas; otorgar licencias para vender radios y televisores y que cuando el Gobierno cubano mejore los derechos humanos se puedan otorgar licencias para vender más alimentos a Cuba.

El analista Jorge Piñón, por su parte, precisó que también se ha sugerido eliminar las restricciones a las remesas y a la ayuda humanitaria.

"También estamos pidiendo que se levanten las restricciones a las ayudas a los integrantes de la sociedad civil cubana, a todos aquellos que están trabajando para que Cuba sea mañana un país verdaderamente democrático", expresó.

Los académicos y políticos que ayudaron a redactar el informe destacaron que su gran conclusión es que el actual presidente debe comprometerse a emprender un proceso a largo plazo constructivo en todos los niveles, incluyendo al Gobierno cubano.

"El compromiso no significa aprobar las políticas del Gobierno cubano, ni debe indicar un deseo de dirigir los desarrollos internos en Cuba. Los cambios legítimos en la isla deben ser hechos por los cubanos", señala el informe.

La petición del Instituto Brookings se suma a la recomendación que el lunes pasado hizo el senador por Indiana Richard Lugar. El político republicano pidió que el Gobierno de EE UU replantee la política que ha mantenido sobre la isla caribeña durante 47 años. El embargo estadounidense hacia Cuba fue establecido en 1962 durante la Administración del presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy (1960-1963) en respuesta al alineamiento del Gobierno de Fidel Castro al bloque soviético durante la guerra fría.