Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos muertos tras un ataque a una base militar británica en Irlanda del Norte

Nadie ha reivindicado la autoría del atentado, ocurrido a 25 kilómetros de Belfast

Un ataque a una base militar británica en Irlanda del Norte se ha cobrado la vida de dos soldados y ha dejado heridas a otras cuatro personas, según informan fuentes policales. Dos de los hospitalizados son civiles y los otros dos militares, todos ellos varones.

El incidente tuvo lugar este sábado -sobre las 22.40 hora española peninsular- en Massereene, en el condado de Antrim, situado a unos 25 kilómetros al norte de Belfast.

Según declaraciones del diputado unionista Jeffrey Donaldson a la cadena BBC, dos personas entraron en el cuartel aprovechando un momento en que las puertas se abrieron para recibir unas pizzas que los militares habían encargado a domicilio y, desde el vehículo, abrieron fuego contra el personal militar. Los dos civiles heridos heridos en el atentado son repartidores de pizza.

Una importante operación de seguridad se ha puesto en marcha en torno a la zona que rodea el cuartel, en el que se aloja el Regimiento 38 de Ingeniería del Ejército. La Policía de Irlanda del Norte va a llevar a cabo la investigación, "ya que es un delito en territorio norirlandés".

Hasta el momento se desconoce la autoría del asalto, que se produce después de que el pasado viernes el comisario jefe del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI, por sus siglas en inglés), Hugh Orde, ordenase el apoyo de un dispositivo de Londres tras constatar un incremento de la actividad de los paramilitares que ha llevado al MI5 británico, responsable de recabar información en la materia, a elevar el nivel de alerta a la categoría de "severo", que significa que un atentado es "altamente probable".

"Un acto de barbarismo criminal"

El ministro británico para Irlanda del Norte, Shaun Woodward, ha calificado el tiroteo como "acto de barbarismo criminal", al tiempo que manifestó su apoyo a las familias de los "muertos y heridos en este ataque mortífero".

"El contraste entre quienes sirven a la comunidad y quienes la destruirían no pueden ser más claro. La gente que hizo esto será perseguida y nunca detendrá el proceso político en Irlanda del Norte", subrayó Woorward.

En un comunicado, Downing Street, oficina del primer ministro británico, Gordon Brown, ha señalado que se hará todo lo posible para llevar ante la Justicia a los autores del "terrible suceso".

Por su parte, el ministro principal de Irlanda del Norte, el unionista Peter Robinson, ofreció su apoyo a los familiares de las víctimas y adelantó que pospondrá un viaje que tenía previsto a Estados Unidos para hacerse cargo de la situación y manifestó que el ataque es un "terrible recordatorio de hechos del pasado".

"Estos asesinatos fueron un acto inútil de quienes no tienen ni apoyo de los ciudadanos ni perspectivas de éxito en su campaña", agregó el jefe del Gobierno autónomo norirlandés.