Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rumania logra un préstamo de 20.000 millones del FMI para evitar el colapso económico

"Un préstamo para luchar contra la pobreza". Así lo ha definido hoy en Bucarest Jeffrey Franks, representante del Fondo Monetario Internacional (FMI), tras anunciar el paquete de ayuda de unos 20.000 millones de euros que Rumania recibirá de este organismo, la Unión Europea y el Banco Mundial con una finalidad: evitar el colapso económico que condene a la población a la pobreza.

Rumania, tercer país de los Veintisiete que recurre a recursos de instituciones financieras internacionales después de Hungría y Letonia, obtendrá un préstamo de 12.900 millones de euros procedentes del FMI escalonado en dos años, 5.000 millones de la UE con un vencimiento a cinco años y 1.500 millones del Banco Mundial. El resto provendrá de otras entidades financieras como el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BRD).

Entre las prioridades marcadas por la misión del FMI se encuentran la reducción del déficit prespuestario a un 4,5% para 2009 y la reforma fiscal. Sin embargo, Franks ha precisado que el FMI desea también una reforma en el sitema salarial del sector público, cuyo monto se duplicó durante los últimos cuatro años, y el sistema de pensiones por su "enorme presión" en el presupuesto. Ha añadido que el dinero prestado, con un interés de un 3,5% anual, pretende relanzar el mercado crediticio, al mismo tiempo que ha pedido a los bancos extranjeros que estos créditos permanecieran en el país.

"Se trata de un préstamo preventivo", ha subrayado el presidente rumano, Traian Basescu, quien auguró que "la próxima crisis que azotará Rumania será alimentaria por el crecimiento demográfico".

La cantidad del FMI se utilizará para cubrir las reservas en divisas del Banco Central rumano con el objetivo de sostener la divisa nacional frente al euro, mientras que el préstamo de la UE permitirá a Bucarest financiar el déficit presupuestario.

Miedo a revueltas sociales

Ante el temor de los sindicatos por el coste social demasiado elevado del acuerdo, el FMI ha recordado que el "programa prevé un aumento de los fondos para programas sociales y medidas de protección para los jubilados y los funcionarios más vulnerables".

Pero, pese al paquete de ayudas, un informe de Economist Intelligence Unit advierte de que la crisis financiera amenaza la estabilidad política en Rumania y añade que el aumento del paro acrecenta el espectro de turbulencias sociales en el país.

El analista rumano Cristian Parvulescu desmiente el guión de unas protestas de envergadura ya que "los sindicatos van prácticamente a remolque del Partido Socialdemócrata (PSD), aliado en el gobierno con el Partido Demócrata Liberal (PDL), cercano al presidente. "Movimientos relámpago y desorganizados que se apagarán rápidamente", prevé Parvulescu.

Por su parte, el ex ministro de Finanzas, Ilie Serbanescu, aprecia que el riesgo de unas manifestaciones violentas es muy alto debido a que durante la campa?a electoral del pasado otoño "abundaron las mentiras y ahora las medidas tomadas contrastan demasiado con las promesas hechas entonces".