Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU pide una "enérgica respuesta internacional" contra el lanzamiento del cohete norcoreano

Pyongyang califica de éxito el lanzamiento de "un satélite de comunicaciones".- Washington y Seúl niegan que Corea del Norte haya conseguido poner en órbita ningún satélite - La ONU convoca una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad

Corea del Norte ha concretado su desafío a la comunidad internacional con el lanzamiento esta madrugada (hora española) de un nuevo misil estratégico. El Gobierno de Pyongyang ha confirmado el lanzamiento "exitoso" de lo que ha asegurado que es un "satélite de comunicaciones". El régimen de Kim Jong-il ha apuntado que el cohete Unha-2 ha sido capaz de poner en órbita el satélite Kwangmyongsong-2, como parte del desarrollo de su programa espacial. Sin embargo, tanto EE UU como Corea del Sur han negado que Corea del Norte haya conseguido poner en órbita ningún satélite. Las Fuerzas Armadas estadounidenses aseguran que "el aparato ha caido en aguas del Pacífico".

La acción norcoreana ha levantado las iras de gran parte de la comunidad internacional y las declaraciones de condena contra el régimen de Kim Jong-il no han tardado en producirse. Barack Obama ha advertido de que la el lanzamiento norcoreano "crea inestabilidad en su región y en todo el mundo", y ha exigido al régimen de Kim Jong-il "que se abstenga de cometer más acciones de este tipo". En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, el presidente estadounidense denuncia que "con este acto provocador, Corea del Norte ha hecho caso omiso de sus obligaciones internacionales, ha rechazado los llamamientos a la calma y se ha aislado aún más de la comunidad internacional". Por su parte, la ONU, a petición de Tokio, que considera el lanzamiento "extremadamente provocador", ha convocado para esta tarde una reunión urgente del Consejo de Seguridad.

Rusia pide calma

Ayer sábado,el régimen de Pyongyang ya había asegurado que todo estaba preparado para poner en órbita un satélite de comunicaciones, que para los expertos no es otra cosa que una prueba encubierta de un misil balístico Taepodong-2 de largo alcance (6.700 kilómetros), informa José Reinoso. Fuentes gubernamentales estadounidenses han asegurado que "tomará medidas para hacer saber que Corea del Norte no puede amenazar la seguridad de otros y salir impune". "Con este acto provocativo, Corea del Norte ha hecho caso omiso de sus obligaciones internacionales (...) y se ha aislado de la comunidad de naciones", indica Obama en el comunicado.

Rusia ha llamado a la calma después de conocer el lanzamiento del cohete. "Estamos comprobando si este lanzamiento es una violación de algunas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Llamamos a todas las partes a abstenerse de tomar ninguna medida que pueda llevar a una escalada de tensiones en la península coreana", ha dicho un portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, según informa la agencia de noticias rusa RIA.

Según la agencia japonesa de noticias Kyodo, el Ejecutivo japonés, que ha calificado el hecho de "lamentable", asegura que el proyectil lanzado desde Corea del Norte habría pasado por encima de su territorio "sin que haya sido necesario interceptarlo". Según la agencia japonesa, parte del cohete habría caído en el Mar de Japón (Mar del Este), a unos 280 kilómetros al Oeste de la costa nipona, y se prevé que otra parte del fuselaje caiga a unos 1.280 kilómetros de la costa, al otro lado del país.

¿Intenciones pacíficas?

Pyongyang asegura que sus intenciones son pacíficas, pero Estados Unidos, Japón y Corea del Sur exigieron con insistencia a Pyongyang el abandono de este proyecto. La decisión ha puesto también en estado de alerta a toda Asia oriental. Barcos de los tres países, incluidos dos destructores de EE UU, han sido desplegados en la zona para seguir el ensayo y destruir el cohete en caso de que se produzca algún fallo.

Washington dice que el ensayo viola la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada en 2006 tras las pruebas, atómica y de misiles realizadas por Corea del Norte. El presidente Obama ha asegurado desde Praga que Pyongyang "debe abandonar el desarrollo de armas de destrucción masiva para tener el apoyo de la comunidad internacional" y ha señalado que EE UU trabajará con este fin.

Reunión del Consejo de Seguridad

El embajador de Japón ante la ONU, Yukio Takasu, ha solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de este organismo debido al lanzamiento del misil norcoreano. Según fuentes diplomáticas, la reunión ha sido convocada para las 21:00 (hora española).

En una carta enviada al presidente del Consejo de Seguridad, Takasu ha pedido una "reunión urgente" para "considerar el lanzamiento efectuado" por Pyongyang. Japón y Estados Unidos quieren aprobar una resolución que condene el lanzamiento y endurezca las sanciones contra Corea del Norte.

Según el experto en relaciones internacionales Bruce Klingner, de la Heritage Foundation con sede en Washington, el misil norcoreano es la primera prueba internacional para la Administración de Obama. "Es muy importante que el presidente responda correctamente. También implica una afrenta al Consejo de Seguridad de la ONU, que ahora debe defender sus resoluciones. Si no se pone firme, será otra derrota para las Naciones Unidas".