Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fuerte terremoto causa más de 150 muertos en Italia

El seísmo, registrado en la región central de los Abruzos, alcanzó una magnitud de 6,3 en la escala de Richter.- Los cuerpos de rescate buscan supervivientes bajo los escombros.- Hay 1.500 heridos y unas 50.000 personas pierden sus casas

Una de las calles de L'Aquila tras el terremoto que sacudió la localidad por la noche.
Una de las calles de L'Aquila tras el terremoto que sacudió la localidad por la noche. REUTERS

Las horas pasan y los equipos de rescate intensifican la búsqueda de supervivientes bajo vastas extensiones de escombros en la región rural de los Abruzos, en el centro de Italia, sacudida en la madrugada de este lunes por un terremoto de magnitud 6,3 en la escala de Richter. El panorama es desolador: casas derrumbadas, coches volcados, carreteras rajadas por la mitad. Según los últimos datos oficiales, más de 150 personas han perdido la vida, 1.500 han resultado heridas y más de 50.000 han perdido sus casas. Así lo ha confirmado el primer ministro del país, Silvio Berlusconi, durante una intervención en la televisión italiana Canal 5, en la que además aseguró que se destinarán 30 millones de euros de ayudas de forma inmediata para los damnificados.

"Hemos aconsejado a la gente que se traslade a casa de amigos y familires" en caso de que sus domicilios hayan resultado dañados, dijo Berlusconi, que además informó de que se ha "previsto llevar a personas a hoteles de la costa, donde hay disponibles entre 15.000 y 20.000 camas".

Tras el peor seísmo registrado en Italia en las últimas décadas, los equipos de salvamento han levantado tiendas de campaña para resguardar a los cientos de damnificados que lo han perdido prácticamente todo y para quienes temen volver a sus casas por las réplicas que se han sentido a lo largo del día. Las tareas de rescate se han visto además entorpecidas por una lluvia persistente que ha obligado a muchos evacuados a resguardarse en sus coches o en las tiendas de campaña que se han instalado en dos centros deportivos.

El epicentro del seísmo, que se pudo sentir en Roma, se registró en torno a las 3.30 horas de este lunes a cinco kilómetros de profundidad en un punto muy cercano a la localidad de L'Aquila, ciudad medieval levantada en el siglo XIII que es la capital de los Abruzos y el lugar más afectado por los temblores. Con unos 70.000 habitantes y situada a unos 85 kilómetros al noreste de Roma, L'Aquila se caracteriza por sus calles estrechas y edificios antiguos del renacimiento. Los testimonios de los propios vecinos de la localidad hablan de escenas de horror. Numerosos edificios del casco histórico han sufrido daños, como la catedral, y otros se han derrumbado, entre ellos parte de un instituto llamado la Casa del Estudiante y la torre de la iglesia de Alma Santa.

Estado de emergencia

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha cancelado su viaje a Moscú para desplazarse hasta la ciudad de L'Aquila. Berlusconi, que decretó el estado de emergencia nacional, que la preocupación es enfocarse en las labores de rescate. "Después podemos discutir acerca de si los terremotos se pueden predecir", dijo Berlusconi en referencia a la polémica desatada por un sismólogo que advirtió de que se produciría un gran seísmo en esta zona por estas fechas y que fue desautorizado por el Gobierno.

El Consejo de Ministros italiano no ha especificado la fecha de las exequias dado que aún se desconoce con exactitud el número de muertos, heridos y desaparecidos.

La sacudida fue tan fuerte que todavía se desconoce el alcance real del seísmo. Los Abruzos es una región de más de un millón de habitantes, lleno de pequeños pueblos con casas viejas y medios rurales. Los medios de comunicación hablan de que hasta 26 de estas localidades han quedado muy dañadas y pintan una situación aún más preocupante. En este sentido, las palabras del portavoz de la Cámara baja italiana, Gianfranco Fini, son ilustrativas: "Algunos de los pueblos en el área están virtualmente destruidos en su totalidad", dijo tras un minuto de silencio en honor a las víctimas.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el terremoto alcanzó una magnitud de 6,3 en la escala de Richter, mientras que los datos ofrecidos por la Protección Civil italiana hablan, en cambio, de una magnitud de 5,8. Otras fuentes elevan la intensidad del temblor hasta una magnitud de 6,7.

Caos

Desde primera hora de la mañana de este lunes, las carreteras de acceso a la zona quedaron cortadas en medio del caos. Alrededor de 15.000 usuarios se han quedado sin electricidad en toda la región, según informó la empresa Enel al departamento de protección civil.

En Roma, el temblor hizo crujir las antiguas casas del centro histórico e incluso las termas de Caracalla han sufrido desperfectos. Muchos vecinos también salieron a las calles a la espera de una réplica, aunque pasados unos minutos fueron volviendo a sus casas.

Los hospitales de la zona se han visto superados por la tragedia. Protección civil ha tenido que habilitar hospitales de campaña mientras el ministro de Salud, Maurizio Sacconi, ha hecho un llamamiento a la población para que done sangre. Por su parte, el presidente de la región, Ganni Chiodi, ha reconocido que la situación es de extrema gravedad y ha pedido a los ciudadanos que se reúnan en estadios de fútbol o al aire libre para evitar más daños.

[YO, PERIODISTA: Si estás en la zona del seísmo, envíanos tus fotos o vídeos]

Grandes terremotos en Italia en el s. XX

28 de diciembre de 1908 - Más de 82.000 personas murieron en un terremoto de magnitud 7,2 en Messina, en Sicilia.

13 de junio de 1915 - Unas 32.000 personas fallecieron cuando un seísmo de intensidad 7 en la escala Ritcher sacudió Avezzano.

23 de noviembre de 1980 - Otro terremoto, de una magnitud de 6,5, hirió a 7.500 personas y mató a 2,750 en las cercanías de Nápoles aunque el epicentro fue registrado en Eboli.

31 de octubre de 2002 - Un fuerte seísmo en Campobasso, al sur de Italia, acabó con la vida de 30 personas, la mayoría de ellas niños.

11 abril de 2003 - El último gran terremoto se dejó notar en el norte del país, donde temblaron edificios de Milán y Turín y muchas viviendas y colegios fueron evacuados.

¿Se puede predecir un terremoto?

La polémica ha saltado en Italia tras salir a la luz que un científico predijo, supuestamente, el terremoto que ha sacudido el centro de Italia este lunes, pero las autoridades le acusaron de propagar el pánico.

Los primeros temblores en la región se sintieron a mediados de enero y continuaron a intervalos regulares. Al parecer, algunas caravanas equipadas con altavoces recorrieron L'Aquila hace un mes para intentar que la población abandonase sus casas después de que Giacchina Giuliani, sismólogo del Instituto Nacional de Astrofísica, predijera que se aproximaba un gran terremoto. El Gobierno italiano ha insistido en que la predicción del sismólogo no tenía fundamento científico.

Giuliani, que basó su predicción en las concentraciones de gas radón, fue denunciado a la policía por "extender la alarma" y obligado a retirar sus predicciones de la red.

La agencia de Protección Civil convocó una reunión de un comité de científicos en L'Aquila el 31 de marzo para tranquilizar a la población. "Los temblores [...] son parte de una secuencia típica... absolutamente normal en un área sísmica como la que hay alrededor de L´Aquila", declaró la agencia en un comunicado. El director de la agencia, Guido Bertolaso, se ha referido a esa reunión en una conferencia de prensa con el primer ministro, Silvio Berlusconi: "Es imposible predecir un terremoto. Este es el punto de vista de la comunidad científica internacional".

Enzo Boschi, director del Instituto Nacional de Geofísica, ha manifestado que el problema real de Italia es su tradicional incapacidad para tomar las precauciones necesarias, a pesar de su historia de terremotos con consecuencias trágicas.

Más información