Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas mil personas secundan la huelga de hambre iniciada por Evo Morales

El líder cubano Fidel Castro afirma que el presidente boliviano "saldra victorioso" en su pugna por la aprobación de la ley electoral

Entre 900 y 1.000 personas secundan en toda Bolivia la huelga de hambre que inició el jueves el presidente Evo Morales para exigir al Congreso la aprobación de la ley electoral que permita celebrar comicios generales en diciembre. Fuentes del Palacio de Gobierno de La Paz han indicado que Morales se encuentra en buen estado tras su primera jornada de huelga de hambre, que le ha llevado a suspender un viaje a Cuba que tenía previsto realizar este viernes.

No obstante su portavoz, Iván Canelas, ha explicado que Morales continúa trabajando a pesar de la medida de protesta. "Personalmente no voy a levantar la huelga de hambre hasta que se cumpla el poder" del pueblo, ha afirmado el mandatario, que, no obstante, instó al millar de sus partidarios que están secundado el ayuno en todo el país a que lo abandonen hasta después de Semana Santa. "De manera pacífica vamos a seguir luchando por la justicia", ha insistido.

La crisis política en Bolivia se ha reavivado por las discrepancias surgidas para aprobar un régimen electoral transitorio obligado por la nueva Constitución para poder celebrar los comicios generales previstos inicialmente en diciembre.

El Congreso Nacional celebra desde la tarde del miércoles una maratoniana sesión para intentar el consenso entre oficialstas y opositores. Aunque se han logrado avances y aprobado la norma en primera instancia (no de forma definitiva), la situación sigue complicada porque buena parte de los parlamentarios opositores han abandonado la sesión.

Fidel, confiado

Por su parte, el líder cubano Fidel Castro ha asegurado que no tiene la menor duda de que el presidente de Bolivia, Evo Morales, "saldrá victorioso" de su actual batalla contra la oposición, que bloquea en el Parlamento una convocatoria electoral destinada a reelegirlo.

En una nueva columna de Reflexiones, publicada este viernes, el ex mandatario explica que ha seguido la crisis boliviana y la huelga de hambre de Morales por un canal de televisión de ese país e informes del embajador cubano en La Paz, Rafael Dausá. "Evo (está) bien, animoso y sereno. Ingiere solo agua. Le acompañan en el Palacio de la Presidencia líderes de la Central Obrera Boliviana y dirigentes campesinos de la Coordinadora Nacional por el Cambio", comenta Castro.

"Importantes cambios se han estado produciendo. El prestigio de Evo crece en Bolivia y el mundo. Cada vez obtiene más respaldo popular a pesar de que la oligarquía cuenta con casi todos los recursos mediáticos", agrega el artículo.