Selecciona Edición
Iniciar sesión

Obama ordena levantar las restricciones a los viajes y remesas a Cuba

El presidente de EE UU busca acercarse a La Habana, tras un embargo que dura ya más de cuatro décadas.- Washington quiere sentar las bases para que haya "cambios democráticos" en la isla

En el giro más significativo de Estados Unidos hacia Cuba, el presidente Barack Obama ha decidido levantar las restricciones a los viajes de familiares y envíos de remesas a la isla, según un alto funcionario del Gobierno. Fuentes de la Casa Blanca ya habían adelantado que se anunciarían las medidas antes de la Cumbre de las Américas que comienza el viernes en Trinidad y Tobago.

Obama ha dado órdenes al Departamento de Estado, del Tesoro y del Comercio para que se ponga en marcha lo antes posible el levantamiento de estas restricciones, que incluye medidas para facilitar las comunicaciones con la isla y un llamamiento al gobierno castrista para que no interfiera en los envíos.

Esta medida afectará a más de un millón y medio de exilados que durante el Gobierno de George W. Bush vieron endurecer los requisitos para enviar dinero y viajar a la isla para visitar a sus familiares.

''Esto es un esfuerzo para llegar a los cubanos, es un esfuerzo para respaldar el deseo de los cubanos de decidir libremente el futuro de su país", ha dicho un alto cargo en Washington al diario The Miami Herald. "El presidente ha dicho que éste es el medio más directo para abrir el tipo de espacio que es necesario para ver cambios democráticos en Cuba".

A partir de ahora, las personas que lo deseen podrán enviar remesas y paquetes de ayuda humanitaria a la isla, y se levanta la prohibición de enviar mercancías como semillas para las siembras o material para la pesca. Los envíos podrán dirigirse a cualquier ciudadano de la isla, con la excepción de funcionarios del régimen, que no podrán beneficiarse de estas medidas. Asimismo, las visitas carecerán de límite temporal o de frecuencia, según ha explicado el alto funcionario.

Un tercer aspecto de la iniciativa prevé aumentar las comunicaciones con la isla, así como las negociaciones para buscar y poner en marcha servicios de esta índole en Cuba. Así, por ejemplo, las personas que lo deseen podrán pagar desde el exterior los teléfonos móviles de residentes cubanos.

El levantamiento de las restricciones se combina con un "llamamiento claro" del Gobierno de Obama para que el régimen cubano deje de interferir en los envíos y la vida de sus ciudadanos, ha agregado el funcionario.