Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piratas somalíes secuestran otros dos barcos y disparan contra un tercero

Los bucaneros asaltan un buque griego y otro con bandera de Togo

Los piratas somalíes han vuelto a la carga. Dos bandas distintas de bucaneros han secuestrado dos nuevos barcos en las últimas horas, y lo han intentado con un tercero, que ha conseguido escapar. El primero es un barco con bandera griega, el Irene EM, secuestrado la pasada noche. Los piratas se han hecho con el control, además, de otro carguero con bandera de Togo.

El teniente de la OTAN Alexandre Fernández ha declarado que el buque de guerra portugués Corte-Real recibió una llamada de alarma del Irene E.M. antes del amanecer, cuando navegaba por el Golfo de Adén. "Solo pasaron tres minutos desde la alarma y el secuestro", ha contado Fernandes. "Atacaron por la noche, algo que es muy poco habitual. Se sirvieron de la luz de la luna", ha explicado.

Según fuentes de la marina mercante griega, el Irene E.M llevaba 22 personas a bordo, todas de nacionalidad filipina y, de acuerdo con el Programa del Este de África de asistencia a los marineros, ninguno ha resultado herido en el ataque. El buque había partido de Jordania rumbo a India.

El otro barco secuestrado, de 5.000 toneladas, fue asaltado a unos 140 kilómetros de la costa de Somalia. De momento se desconocen más detalles. Según fuentes de la OTAN, además, otro grupo de piratas dispararon con armas automáticas y granadas contra un buque de 21.800 toneladas con bandera de Liberia, que consiguió huir.

La captura del Irene EM griego y del Sea Horse de Togo es una muestra de que los piratas continuarán con su actividad, a pesar de los dos asaltos de las fuerzas especiales francesas y estadounidenses que se han producido en los últimos días y que han acabado con la vida de cinco asaltantes.

Parece que los países cuyos buques navegan por el Golfo de Adén pueden empezar a adoptar procedimientos más agresivos para combatir a los piratas. La Armada de Estados Unidos logró el domingo rescatar al capitán del mercante Maersk Alabama, Richard Phillips, de 53 años, capturado el miércoles por bucaneros somalíes. Los tiradores de los Navy Seal, una fuerza especial, dispararon y mataron a tres de los piratas.