Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boicot de EE UU a la Conferencia contra el Racismo por su clima pro palestino

Washington asegura que el borrador de la declaración final contiene un lenguaje antiisraelí que "no puede apoyar".- Australia, Países Bajos y Canadá anuncia que no estarán tampoco en la Conferencia que arranca mañana en Ginebra

Estados Unidos ha anunciado este sábado (madrugada del domingo en España) que no participará en la próxima Conferencia Mundial contra el Racismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que comienza mañana lunes en Ginebra, porque el borrador de la nueva declaración, pese a contener "mejoras significativas", sigue incluyendo referencias sobre el conflicto entre Israel y Palestina que no tienen la aprobación estadounidense. Robert Wood, portavoz del Departamento de Estado, ha precisado que el texto final "todavía contiene un lenguaje que reafirma en su conjunto la Declaración de Durban y el Programa de Acción (DDPA)", de 2001, que EE UU "es incapaz de apoyar", como ha reiterado en varias ocasiones.

El texto acordado suprime todas las menciones a Israel y la guerra en Oriente Medio, pero incita a prohibir las difamaciones religiosas

Los Gobiernos de Canadá, Australia y Países Bajos han anunciado también su decisión de no acudir a la reunión de Ginebra. La Unión Europea sigue deliberando sobre su asistencia. La República Checa, que ostenta la presidencia de turno de la UE, ha convocado para hoy una reunión en la que se intentará obtener una posición común.

EEUU e Israel abandonaron la Conferencia de Durban (Suráfrica), por considerar que esta había adquirido un tono antisemita y antiisraelí cuando los países árabes promovieron la inclusión del sionismo como una forma de racismo. La ONU pretendía superar este escollo mediante una nueva declaración, pero, pese a las buenas intenciones de la institución, esta sigue sin satisfacer a EE UU. El texto acordado suprime todas las menciones a Israel y la guerra en Oriente Medio, pero incita a prohibir las difamaciones religiosas. Este fragmento fue incorporado a la declaración por la petición de los miembros árabes en referencia a la controvertidas caricaturas sobre Mahoma publicadas en Dinamarca en 2006. Estados Unidos considera que la nueva declaración entraña una amenaza a la libertad de expresión.

Wood, que ha aplaudido los avances registrados en la revisión del documento, ha considerado que el borrador de la declaración supone un logro "para todos los que pretenden crear un mundo libre de cualquier forma de discriminación". Sin embargo -y tras tres meses de deliberación- EE UU ha decidido no participar del encuentro de Ginebra porque entiende que la DDPA destaca "solo una parte del conflicto y prejuzga asuntos clave que solamente pueden resolverse en negociaciones entre israelíes y palestinos".

La Conferencia de Revisión sobre el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, conocida como Durban II, se celebrará del 20 al 24 de abril en Ginebra (Suiza). Muchos países no habían confirmado aún su asistencia a la espera de conocer el contenido concreto del documento básico de la reunión, que fue acordado y cerrado este viernes. Pese al boicot, Washington ha insistido en que "sigue completamente comprometido" con la defensa de los derechos humanos de todos los individuos y con la lucha contra cualquier forma de discriminación racial.

A diferencia de la Administración del presidente George Bush, que se había negado a colaborar en los preparativos de la Conferencia, Barack Obama decidió enviar un delegado a una reunión previa al poco de llegar a la Casa Blanca, en enero de 2009. A finales de febrero, el mandatario demócrata y primer ciudadano afroamericano en asumir la presidencia de EE UU advirtió que no iba a participar en más negociaciones si el texto no lograba despejar sus dudas sobre la cuestión del conflicto entre Israel y Palestina, cosa que finalmente no ocurrió. La ONG Human Rights Watch ha calificado de "decepcionante" la decisión del Gobierno de Obama.

Participación activa de Irán

Fuentes diplomáticas estadounidenses han señalado que la presencia del presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad en la Conferencia de Ginebra anticipa la subsistencia de las tensiones respecto a los conflictos en Oriente Medio. Ahmadinejad, que declaró que Israel "debería ser borrado del mapa" y cuestionó la veracidad del Holocausto, participará en el plenario y tiene previsto ofrecer una rueda de prensa. La disidencia iraní ha expresado que el protagonismo del mandatario "solo servirá para desacreditar a la Conferencia". Representantes occidentales en la ONU han manifestado que reaccionarán con firmeza si Irán se excede durante la reunión.

República Checa llama a reunión para definir la posición de la UE

La Unión Europea (UE) todavía no ha confirmado su asistencia a la Conferencia de Ginebra. La República Checa, en posesión de la presidencia rotativa de los 27, ha pedido una reunión hoy por la noche para definir la posición del bloque. "Aún hay varios Estados miembros que no han tomado una decisión al respecto", ha señalado Zuzana Opletalova, ministra de Exteriores del Gobierno checo. Opletalova ha asegurado que se está realizando una ronda de contactos para llegar a una decisión común antes del comienzo de la Conferencia.

El Reino Unido, sin embargo, ya ha confirmado que enviará una delegación, aunque no de alto nivel. Canadá, en tanto, ha anunciado que declina su participación por los mismos motivos que alegó EE UU.

Más información