Chávez, de nuevo contra la OEA

El presidente vuelve a amenazar con la retirada de Venezuela, después de que el organismo lo incluyera entre los países en los que se violan derechos humanos

MAYE PRIMERA Caracas 11 MAY 2009 - 00:36 CET

"Váyanse largo y al cipote" es una frase que, en la jerga venezolana, se traduce como "váyanse al diablo". Y ésta ha sido la expresión textual que el presidente Hugo Chávez ha dirigido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la Organización de Estados Americanos (OEA), después de que ésta incluyera a Venezuela en su informe anual como uno de los países de la región donde se violan sistemáticamente los derechos humanos. En declaraciones realizadas el sábado, Chávez incluso volvió a plantear la posibilidad de retirar a Venezuela de la OEA y de crear un organismo paralelo, de naturaleza similar.

"Si esto sigue así, en verdad, hay que preguntarse: ¿Para qué la OEA? ¿Para que continúe el cinismo? (...) Venezuela podría salirse de la OEA y crear o convocar a los pueblos de este continente a que nos liberemos de esos viejos instrumentos y a que formemos una organización de pueblos de América Latina, de pueblos libres", ha dicho el presidente venezolano.

Una de las constantes recriminaciones de Chávez a la CIDH es la de no haber actuado en su defensa durante el golpe de Estado que lo derrocó durante 48 horas, entre los días 11 y 13 de abril de 2002. Y el sábado volvió a recordarlo: "[La CIDH] nunca respondió a una solicitud que alguien hizo para garantizar la vida del presidente secuestrado y ahora esa misma comisión dice que aquí violamos los derechos humanos. ¡Váyanse largo al cipote, señores de esa inefable comisión!".

Ésta es la segunda vez que Chávez amenaza con retirar a su país del organismo interamericano. Hace un par de años, el 29 de abril de 2007, asomó por primera vez la posibilidad de abandonar la OEA, en caso de que la asamblea general condenara a su Gobierno por el cierre de la televisora privada Radio Caracas Televisión, ocurrido el 28 de mayo de ese año. Pero ninguno de los supuestos se concretaron. Por las mismas fechas, Chávez informó acerca de su retirada del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional; Venezuela pagó su deuda, pero no abandonó ninguno de los dos foros.

Tampoco es la primera ocasión en que el mandatario venezolano propone la creación de una organización distinta a la OEA que agrupe a los países de América Latina. Lo hizo el 19 de abril de 2006, el mismo día en que anunció la salida de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), después de que Colombia y Perú firmaran un Tratado de Libre Comercio con EE UU.

Ya en 2004, los Gobiernos de Venezuela y Cuba habían fundado la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), a la que en los últimos cinco años se han sumado Bolivia, Nicaragua, Honduras y Dominica, y Ecuador como país observador. Pero el ALBA aún no logra equipararse a la CAN en número de países miembros y organización: la Comunidad Andina, fundada en 1969 con el voto favorable de Venezuela, agrupa en la actualidad a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú como miembros plenos, a los países de Mercosur (Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay) como miembros asociados, y a México y Panamá como observadores.

Otras noticias

El presidente venezolano conduce un tractor ayer, durante la realización de su programa Aló, presidente, en Barinas. / REUTERS

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana