Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Seis muertos por un terremoto de magnitud 7,1 en Honduras

Las autoridades han cerrado el principal puerto comercial del país.- Hay al menos 13 heridos

Seis personas han resultado muertas por el terremoto de 7,1 grados de magnitud en la escala de Richter que se ha registrado esta madrugada en la costa de Honduras. "Hemos confirmado la muerte de cuatro personas", dijo el jefe de operaciones de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras, Randolfo Funes, al explicar que se trata de un menor de edad de tres años, dos de nueve años y otro de 15 años. "Todos estaban dormidos, la mayoría murieron aplastados", indicó. Más tarde, otro titular de la Copeco ha informado de que la cifra se fallecidos subía a seis.

Según la Copeco, podría haber más víctimas mortales en zonas remotas del país a las que aún no han podido llegar los servicios de protección civil. Mientras, las autoridades han decidido cerrar temporalmente el principal puerto comercial del país, Puerto Cortés, para evaluar los daños provocados por el seísmo.

El epicentro del terremoto se localizó a 63 kilómetros de las islas de Roatán y a una profundidad de diez kilómetros, según informó el Centro de Observación Geológica de Estados Unidos. Después del sismo, que se registró a las 02.26 hora local (08.26 GMT), se han sucedido al menos tres réplicas de unos cuatro grados en la escala de Richter.

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Honduras, Carlos Cordero, ha dicho a los medios locales que el puente La Democracia, una obra de ingeniería francesa inaugurada en 1963 y que había resistido fuertes huracanes en la ciudad de El Progreso, resultó dañado, por lo que la comunicación entre esa ciudad y San Pedro Sula, la segunda más importante del país, ha quedado interrumpida. Cordero ha pedido a los habitantes de los departamentos de Atlántida y Colón que evacúen "despacio y en orden" y busquen sitios seguros situados al menos a tres metros de altura, ante una eventual marejada que podría causar mucho daño.

En Managua, un portavoz de Defensa Civil, el teniente coronel Giovani Pérez, ha informado a medios locales de que se sintieron fuertes temblores en el norte y el oeste de Nicaragua, que despertaron a parte de la población. Aunque no causaron daños ni víctimas, sembraron inquietud, comentó el portavoz.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico ha desactivado la alarma de maremoto que puso en marcha por el temblor. La vigilancia afectaba a Honduras, Belize, Guatemala y otras zonas del Caribe. Un instituto geológico situado en Hawai (Estados Unidos) había advertido de que existía la posibilidad de un tsunami en un área de 100 kilómetros de radio desde el epicentro del seísmo.