Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mladic reaparece en escena

El general serbobosnio Ratko Mladic aparece en unos vídeos mostrados por la televisión de la Federación Bosnia.- Acusado del genocidio de Srebrenica, es el prófugo más buscado del Tribunal Penal para la antigua Yugoslavia

Risueño, bailando en una boda familiar, o bien durante un paseo por la nieve del brazo de su esposa y su nuera. Así aparece el ex general serbobosnio Ratko Mladic, uno de los prófugos más buscados de la historia reciente, en unos vídeos mostrados este jueves por la televisión de la Federación Bosnia . A pesar de que debe establecerse aún la fecha de la filmación -Mladic tiene 67 años y está muy joven en algunas imágenes- una cosa parece cierta. Acusado de genocidio por la matanza de Srebrenica (julio de 1995), no ha pasado la última década oculto. Mientras los fiscales del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) le reclamaban, y las autoridades serbias decían ignorar su paradero, él ha cantado y bailado abiertamente en su propia tierra.

Porque eso es lo que muestran los vídeos. Que Mladic no se ha alejado de Serbia desde que pasara a la clandestinidad en 2002. Hasta entonces, y a pesar de estar también acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos contra la población no serbia de Bosnia-Herzegovina (1992-1995), él acudió a la boda de su hijo, Darko. También fue a la tumba de su hija, Ana, que se suicidó en 1994. Las cintas le muestran a su vez jugando a pimpón con su esposa, y paseando al aire libre. "Hay tomas muy recientes. Del invierno pasado, incluso", señalaron fuentes de Federal TV, la emisora bosnia que las emitió. Casi de inmediato, llegó la réplica oficial.

Según Dusan Ignjatovic, director de la oficina serbia encargada de colaborar con el TPIY, "puede tratarse de las imágenes requisadas en los registros domiciliarios efectuados en el pasado en Serbia, luego entregadas al Tribunal. En este momento, no podemos afirmar que haya escenas de 2008, pero no parece probable".

Olga Kavran, portavoz de la fiscalía del TPIY, con sede en La Haya, fue aún más ambigua. "Conocíamos la existencia de las cintas, pero no haremos más comentarios. Nunca los hacemos, para no entorpecer las operaciones en marcha", dijo, en conversación telefónica desde Sarajevo. El último en pronunciarse fue Rasim Ljajic, ministro serbio de Trabajo y Asuntos Sociales. En su opinión, la filmaciones son de hace ocho años, y no deberían haberse hecho públicas. "Algo así tiene que aparecer primero en el Tribunal, y no en televisión", afirmó.

Precisamente ante una de las cortes serbias que operan en Belgrado bajo los auspicios de Naciones Unidas, confirmó este jueves uno de los antiguos guardaespaldas de Mladic las andanzas de su jefe. Se trata de Branislav Puhalo, acusado junto con otras diez personas de ayudarle a evadir la justicia, y que le guardó al menos hasta 2002. "Fuimos a partidos de fútbol, a la comisaría de policía, a restaurantes", aseguró. "Era todo legal. Nos encargaron que le protegiéramos de delincuentes y caza recompensas". Después cayó el ex presidente serbio, Milosevic, y la protección se acabó.

En una jornada marcada por el impacto de la imagen danzante de Mladic, mientras su antiguo jefe político, Radovan Karazdic, va a ser juzgado por los mismos crímenes, hubo aún otra declaración llamativa. La hizo Maxime Verhagen, titular holandés de Asuntos Exteriores. En una nota remitida al Congreso, se congratuló "por la mejora en la colaboración entre Serbia y el TPIY". La nota añadía que el Gobierno de Holanda "está preparado para suavizar las trabas para la obtención de visados por parte de ciudadanos serbios que quieran viajar a la UE".

En una reunión celebrada en el propio hemiciclo, el ministro añadiría que "es preciso darle perspectivas a Serbia. Una respuesta adecuada al avance registrado en la zona". Holanda es el único socio comunitario que se opone a la aplicación del acuerdo de cooperación con Serbia. Ese es uno de los requisitos para la futura adhesión formal, pero La Haya no quiere ceder hasta que Belgrado entregue a Mladic al TPIY.