Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez investiga la fortuna de los Kirchner

El magistrado ha solicitado las declaraciones patrimoniales de 2007 y 2008

La riqueza de los Kirchner, que se ha multiplicado por siete en los seis años que llevan gobernando Argentina, ha quedado bajo la mira judicial. Un juez federal, Norberto Oyarbide, comenzó esta semana a recopilar datos para indagar sobre una denuncia por presunto enriquecimiento ilícito, un mes después de que se difundiera la declaración patrimonial de la presidenta argentina, Cristina Fernández, de 2008.

El fiscal Eduardo Taiano pidió el pasado lunes al juez que se investigara esa declaración de la jefa de Estado, que demuestra que en su primer año de gobierno su patrimonio ha aumentado un 158%. Oyarbide aceptó la solicitud y requirió a la Oficina Anticorrupción y a la Agencia Tributaria que le enviasen las declaraciones de 2008 y 2007, según anticipó ayer el periódico La Nación.

En el Gobierno de Néstor Kirchner (2003- 2007), la riqueza del matrimonio se había elevado ya un 160%, pero otro juez federal, Rodolfo Canicoba Corral, desestimó que la pareja peronista hubiera acumulado tanto con métodos ilegales. Está por ver cómo concluye esta nueva investigación, que comenzó con la denuncia de un abogado particular, Enrique Piragini.

El juez Oyarbide reconoció ayer en Radio Continental que "comenzó el trabajo de recolección de datos", aunque aclaró que se trata de una tarea "normal, hasta ahora", ante cualquier denuncia por enriquecimiento ilícito. En tanto, el abogado Piragini advirtió en el canal TN que observó "falsedad" en la declaración de Fernández. Por ejemplo, ella valoró su participación en un hotel en la ciudad sureña de El Calafate en 148.000 euros, mientras que la declaración de su esposo la cotizó en 774.000. "Seguramente debe haber otros bienes a nombre de testaferros", añadió Piragini.

Diputados de la opositora Coalición Cívica, que integra el Acuerdo Cívico y Social con el radicalismo, han sumado la declaración patrimonial de 2008 a su denuncia judicial por presunta asociación ilícita contra la presidenta, su marido, varios funcionarios y empresarios.

Fernández defendió la semana pasada su declaración. "Pocas declaraciones juradas están tan claras en Internet", contestó a la prensa, en alusión a antecesores que habían ocultado bienes.