Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía finlandesa informa de que hay petición de rescate por el 'Arctic Sea'

Se trata de una suma 'considerable aunque no exorbitante', ha explicado un portavoz policial

Un gupo no identificado ha pedido un rescate por el buque Arctic Sea, desaparecido hace dos semanas, según ha informado hoy la policía en Helsinki. Se trata de una suma "considerable aunque no exorbitante", ha explicado un portavoz policial, quien no ha ofrecido detalles sobre la cuantía reclamada ni la vía por que se ha formulado la reivindicación.

Mientras tanto sigue sin haber informaciones claras sobre el paradero del buque que, según la compañía finlandesa Solchart Management, propietaria del barco, cargaba madera valorada en 1,3 millones de euros.

El embajador de Rusia en Cabo Verde calificó de erróneas las informaciones según las cuales el carguero había sido avistado en aguas cercanas a este país. Según el diplomático, se trataba únicamente de un barco de características similares.

La agencia Itar-Tass por su parte citó al embajador ruso ante la OTAN asegurando que el barco está localizado pero que "por motivos tácticos" no se desvela su situación. La Comisión Europea informó ayer de que el "Arctic Sea" podría haber sido víctima de dos ataques, en lo que no parece ser una acción de piratería "tradicional".

Las comunicaciones por radio recibidas apuntan a que el buque habría sido aparentemente atacado dos veces, la primera en aguas de Suecia y la segunda en aguas de Portugal, indicó el portavoz de la CE, Martin Selmayr.

Desaparición misteriosa

El carguero finlandés con bandera maltesa desapareció misteriosamente frente a las costas de Portugal a finales de julio. De bandera maltesa y tripulación rusa, el "Arctic Sea" partió del puerto finlandés de Jakobstad el pasado 23 de julio rumbo a Bejaia (Argelia), adonde tenía previsto llegar el 4 de agosto.

La última información que se tiene del carguero es del 31 de julio, cuando un avión de la guardia costera portuguesa lo vio navegando por el océano Atlántico.