Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama insta a los estudiantes a esforzarse en su polémico discurso en un colegio

Antes en un comunicado, el presidente de EE UU llama al G20 a establecer reglas que eviten las burbujas económicas

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha pedido este martes a los estudiantes en Estados Unidos que se esfuercen en sus estudios, un mensaje con motivo del comienzo del curso escolar que ha sido muy criticado por los conservadores.

En su discurso en la escuela de educación secundaria Wakefield, en Arlington, a las afueras de Washington, el presidente estadounidense ha pedido a los estudiantes que "asuman sus responsabilidades" y acudan a sus clases, "atiendan a sus profesores, escuchen a sus padres, abuelos y otros adultos y trabajen duro para lograr el éxito".

El mandatario ha aludido a su propia historia personal para poner de manifiesto cómo el trabajo acaba trayendo su recompensa. Ha recordado cómo su madre le levantaba a las cuatro y media de la mañana para darle clases complementarias cuando vivían en Indonesia, en los primeros años escolares del que sería futuro presidente.

"Necesitamos que cada uno de vosotros desarrolle sus talentos, su inteligencia y sus habilidades para poder resolver nuestros problemas más difíciles", ha afirmado. "Si no lo hacéis, si abandonáis la escuela, no sólo os abandonáis a vosotros mismos, abandonáis a vuestro país", ha recalcado, entre entusiastas aplausos de los estudiantes presentes.

Numerosas críticas

El discurso del mandatario estadounidense había recibido numerosas críticas desde que se anunció la semana pasada. Grupos conservadores habían considerado que el mensaje del presidente equivalía a un "adoctrinamiento" político. Asociaciones de padres protestaron porque el discurso se iba a transmitir en las escuelas, por lo que algunos centros educativos optaron por no mostrarlo a sus alumnos o pedir el permiso paterno para que los niños escucharan el mensaje.

En la escuela Wakefield, que cuenta con cerca de 1.400 alumnos, un grupo de manifestantes se concentró en sus puertas a la espera de la llegada del presidente estadounidense. Otros miembros del Gobierno de Obama tenían previsto también pronunciar discursos similares en otras escuelas. El secretario de Educación, Arne Duncan, ha opinado que la polémica carece de sentido y recordó que otros presidentes también se han dirigido a los estudiantes para pedirles que se esfuercen al comenzar el año escolar.

El presidente George Bush ya lanzó un mensaje similar en 1991 a los estudiantes en un mensaje televisado desde una escuela, en el que les instó a decir "no" a las drogas y a poner todo de su parte en las clases. Entonces fueron los demócratas quienes acusaron al mandatario de politizar a los estudiantes.

En parte, la polémica actual tiene sus raíces no tanto en el discurso en sí sino en una propuesta de lección sugerida por el Departamento de Educación para acompañar el mensaje de Obama La propuesta inicial recomendaba que los estudiantes redactaran cartas en las que expusieran "lo que pueden hacer para ayudar al presidente".

Duncan ha recordado que esa parte de la propuesta se podría haber redactado mejor y ha indicado que se ha modificado para que, en su lugar, los estudiantes analicen qué es lo que pueden hacer para hacer realidad sus propias metas.

Obama, que en su mensaje no ha aludido en ningún momento a la polémica, ha contado con un aliado inesperado, la ex primera dama Laura Bush. Desde París, Laura Bush -una firme luchadora contra el analfabetismo- valoró la iniciativa de Obama, y dijo que los padres deben "seguir su ejemplo y animar a sus propios niños a permanecer en la escuela, estudiar mucho, e intentar lograr sus sueños".

Medidas contras las burbujas económicas

Antes de este discurso en el colegio, Obama ha recordado que, aunque la situación económica mundial ha comenzado a mejorar, "la labor aún está lejos de completarse cuando la gente sigue buscando trabajo", en un comunicado hecho público dos semanas antes de la cumbre del G20 en Pittsburgh (Pensilvania, EE UU). El presidente llamó a los dirigentes del G20 a adoptar medidas que prevengan este tipo de crisis y a "evitar quedar atrapados en el ciclo de burbuja y pinchazo".

Obama asegura que las medidas adoptadas en el último año dentro del G20 han contribuido a "impedir una catástrofe económica global" cuando "algunos economistas predecían una segunda Gran Depresión". Como consecuencia, apunta, la producción industrial se ha estabilizado o crece, el comercio global se amplía y las tensiones en los mercados financieros han disminuido.

La cumbre de Pittsburgh, que se celebrará entre el 24 y el 25 de septiembre y en la que Obama será anfitrión, representa "una importante oportunidad para continuar la dura labor que hemos acometido para afrontar la crisis económica global y renovar la prosperidad para nuestros pueblos", señala. En ese encuentro, opina el presidente estadounidense, los líderes de las principales economías del mundo "evaluaremos los progresos logrados, examinaremos qué es lo que más hace falta hacer y debatiremos cómo se puede colaborar para sentar las bases de un crecimiento económico equilibrado y sostenible".