Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en Italia

Berlusconi: "Los italianos verán de qué pasta estoy hecho"

El primer ministro italiano asegura que no piensa dimitir y ataca a la izquierda

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha dicho que no dimitirá tras la sentencia del Tribunal Constitucional que ha invalidado la ley de inmunidad de los cuatro altos cargos del Estado. "El Gobierno continúa serenamente, con más ganas si cabe, ya que se considera absolutamente indispensable para la democracia y para el bienestar del país", ha asegurado a Radio Rai al comentar la decisión del Constitucional, que ha derogado la ley conocida como Laudo Alfano, que impedía que prosiguieran los juicios que tiene pendientes.

Berlusconi ha añadido que ha gobernado sin esa ley desde 2001 a 2006 "y continuaremos" haciéndolo sin ella. "Me defenderé más veces en los tribunales y expondré al ridículo a los acusadores mostrando a los italianos de qué material están hechos", ha afirmado el primer ministro, que ha entrado en el programa radiofónico. "Y también verán de qué pasta estoy hecho", ha sentenciado.

El presidente de la Cámara, Gianfranco Fini, ha dicho que apoya a Berlusconi pero que el primer ministro "no puede olvidar su deber constitucional de respetar al Tribunal Constitucional y al Jefe del Estado". Por su parte, Antonio Di Pietro, líder de Italia de los Valores, ha pedido la dimisión de Il Cavaliere "por razones técnicas y no por odio personal". De Pietro cree que además Berlusconi ha obtenido un resultado que le sirve para ganar tiempo: "Evitó ser juzgado en el caso Mills por el tribunal que condenó al abogado británico y ahora el proceso deberá recomenzar desde el principio por lo cual no dará tiempo a terminar antes de que prescriba el delito".

"Viva Berlusconi"

La sentencia del miércoles fue festejada por muchos lectores en las webs como un acto de dignidad que devuelve la credibilidad al país. No opinó lo mismo, ciertamente, el único perjudicado de la decisión. Berlusconi, saliendo del palazzo Grazioli, no se pudo contener y lanzó la siguiente arenga a las cámaras: "Yo sigo adelante. El Tribunal está politizado. Es de izquierdas y no es un órgano de garantía sino un órgano político. Debemos gobernar cinco años con o sin Laudo. Nunca creí en él porque una Corte Constitucional con 11 jueces de izquierdas es imposible que aprobara todo esto".

Luego, atacó a los periódicos de izquierda, a los programas de televisión de izquierda, e incluso al jefe del Estado, "que ya sabéis de qué parte está", dijo. Napolitano replicó que él es absolutamente imparcial y está de la parte de la Constitución. Para concluir, el primer ministro dijo: "A mí estas cosas me potencian. Seguimos adelante. Viva Berlusconi".

Contra Napolitano

Horas después, Il Cavaliere intervino en directo en el programa de la RAI Porta a porta, donde criticó de nuevo al presidente de la República, Giorgio Napolitano. "Él había garantizado con su firma que la norma era válida pero después no ha influido en los jueces de izquierda para que dieran el visto bueno a la ley", denunció.

A la misma hora en que el Tribunal Constitucional emitía su veredicto, los teletipos recogían noticias de un juzgado romano que explicaban con absoluta sencillez el origen de la larga y procelosa historia de empresa, poder, mentiras e impunidad que ha caracterizado la carrera política de Silvio Berlusconi.

Durante la audiencia del juicio contra el jefe de policía Mario Mori y el coronel de Carabineros Mario Obinu, acusados por no haber arrestado al capo mafioso Bernando Provenzano en 1995, un arrepentido de Cosa Nostra llamado Nino Giuffré lanzó acusaciones muy duras contra Marcello dell'Utri (mano derecha de Berlusconi desde los años setenta) y contra el movimiento político cofundado por ambos en 1993, Forza Italia.

Según este colaborador de la justicia, tras el arresto de Vito Ciancimino, alcalde mafioso de Palermo, en 1993, "la Democracia Cristiana y el Partito Socialista llegaron al ocaso y en Cosa Nostra nació un nuevo discurso político. Había que apoyar a un nuevo sujeto político: era Forza Italia".

El arrepentido aclaró que uno de los puntos de referencia políticos de la Cosa Nostra, tras el naufragio de los partidos históricos, fue siempre Marcello dell'Utri. El amigo siciliano de Berlusconi está condenado a nueve años en primer grado por asociación mafiosa, y estos días se celebra la causa del recurso en Palermo.

25 años en ascenso

El ascenso de Berlusconi desde la construcción, las televisiones privadas y los contactos con mafiosos (el convicto capo Vittorio Mangano vivió largo tiempo en su residencia de Arcore como mozo de cuadras), hasta el poder político y el triunfo en tres elecciones generales distintas ha marcado la historia del país en los últimos 25 años.

Aunque Berlusconi ha sido investigado e imputado decenas de veces, el hombre más rico de Italia ha logrado siempre salir indemne y fabricarse la inmunidad. Al tiempo, varios de sus colaboradores más cercanos han sido condenados, como el propio dell'Utri, o su ex abogado Cesare Previti (que sobornó en su nombre al juez que decidió el litigio por el Grupo Mondadori a favor de Berlusconi, ahora castigado en primer grado con una indemnización de 750 millones de euros). El Caimán siempre salió airoso. Pero ahora tiene miedo.

El Constitucional italiano

- El Tribunal Constitucional italiano lo componen 15 jueces.

El presidente de la República, el Parlamento y el máximo órgano de representación de la magistratura nombran cada uno cinco miembros.

- El mandato de cada juez es de nueve años. Los magistrados nombrados por el Parlamento son designados por mayoría de al menos el 60%.

- El Tribunal ha tumbado el 'Laudo Alfano' por 9 votos a 6.

Más información