La CPI abre el segundo juicio contra los "señores de la guerra" de la República Democrática de Congo

Los líderes guerrilleros Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui, están acusados de crímenes de guerra por reclutar niños soldado

ISABEL FERRER La Haya 24 NOV 2009 - 16:34 CET

Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui, dos líderes guerrilleros de la República Democrática de Congo, se han declarado hoy inocentes de los crímenes de guerra por los que se les juzga ante la Corte Penal Internacional (CPI). Están acusados de reclutar niños soldado, así como de asesinato, violación y de haber forzado a las mujeres al esclavismo sexual.

Su caso es el segundo en llegar a la Corte, y se centra en lo ocurrido en 2003 en Bororo, un pueblo de la región de Ituri, en el noreste del país. Según la fiscalía, Katanga y Chui lanzaron allí conjuntamente a sus tropas contra los habitantes y mataron a 200 vecinos. Luego se llevaron al menos a 15 menores para combatir en sus filas. Muchas de las víctimas fueron mutiladas con machetes mientras las mujeres eran violentadas. "Los dos son responsables de los crímenes más graves reconocidos por la comunidad internacional. Usaron niños soldados, mataron a más de 200 civiles, violaron a las mujeres, niñas y ancianas, y saquearon un pueblo entero", ha dicho Luis Moreno Ocampo, acusador jefe del CPI.

Katanga, alias Simba, era el jefe de la Fuerza Patriótica de Resistencia. Pertenece a la etnia lendu, de tradición agrícola, y enfrentada a los hema, dedicada al pastoreo. Chui -también de la comunidad lendu- comandaba el Frente Nacional Integracionista. Moreno Ocampo asegura que el conflicto de Ituri, zona rica en oro, "forma parte de la guerra civil que arrasó Congo tras el genocidio perpetrado en la vecina Ruanda en 1994".

Después de revisar casi 17.000 documentos, la acusación llamará a 26 testigos. De estos, 21 declararán ocultando su identidad por temor a represalias. Antes de la apertura del proceso, Katanga se mostró "confiado en la imparcialidad" del mismo. En cuando a Chui, se considera "una víctima más".

Tanto su abogado como el de Katanga aseguran que no es posible que los planes criminales fueran "organizados en un solo día por sus defendidos". Reconocen, de todos modos, que se cometieron excesos en Bororo.

El conflicto de Ituri comenzó en 1999 y se prolongó hasta 2003. Al principio, fue una lucha por el control de la tierra y de los recursos mineros. La situación derivó en una pugna armada en toda regla, con tráfico de armas, al intervenir el Ejército de Uganda. A partir de entonces, lo que había sido una sangrienta disputa local desembocó en una guerra entre etnias que se cobró 50.000 víctimas.

Otras noticias

Mathieu Ngudjolo Chui (Izq) y Germain Katanga (Der.) durante la audiencia / AFP/AP

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana