Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oración de los corruptos

Un escándalo salpica al gobernador de Brasilia, de un partido opositor a Lula.-En unas grabaciones, dos sobornados piden a Dios que proteja a quienes les pagan

Un día alguien hará una película sobre el escándalo de corrupción que está zarandeando desde hace una semana al gobernador del Estado de Brasilia, José Roberto Arruda. Pero esta vez el escándalo no afecta al Partido de los Trabajadores (PT), que en 2005 se vio arrasado por el caso de los sobornos a diputados y el dinero negro para el partido, sino al opositor Demócratas (DEM), al que pertenece Arruda. Y a esto se añade que se trata del gobernador más importante del segundo mayor partido de la oposición al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva. Una vez más, la opinión pública está sorprendida e indignada con un escándalo agravado por la existencia de cientos de horas de grabaciones de imágenes y sonidos.

Uno de los protagonistas de esta historia es el secretario para Asuntos Constitucionales del Gobierno de Arruda, Durval Barbosa, sobre cuyas espaldas pesaban 32 procesos judiciales. Para obtener beneficios de la justicia, aceptó convertirse desde 2006 en un fiel colaborador de la policía: llevaba cámaras de vídeo y audio escondidas entre sus ropas para filmar las presuntas corrupciones de su gobernador, como los sobornos a colaboradores, asesores y diputados estatales con el objetivo de agilizar contratas a empresas, por ejemplo.

En los vídeos se pueden observar escenas de película, como la de uno de los diputados estatales, Leonardo Prudente, escondiendo fajos de billetes en los calzoncillos y en los calcetines. "Por seguridad", alega ahora, y añade que no usó aquel dinero para sus gastos personales, sino para pagar su campaña electoral.

Pero hay más. También está grabado la que podría llamarse oración de los corruptos: en el despacho de Barbosa se encuentran los diputados Prudente y Junior Brunelli, fiel de una iglesia evangélica. Ambos deciden pronunciar juntos una oración por Barbosa, que les asegura el dinero de los sobornos. Se abrazan los tres y piden a Dios que defienda la vida de Barbosa, ya que él constituye para ellos "una bendición de Dios". Así, abrazados, hacen la siguiente oración: "Te estamos agradecidos, Señor, por la vida de Durval Barbosa, que es una verdadera bendición en nuestras vidas. ¡Cuántas embestidas de hombres malvados contra él! Necesitamos de tu ayuda. Tú, Dios, tienes personas con armas para ayudarnos en esta guerra. Tú nunca fallas. Tú eres nuestra verdad y nuestra justicia. Eres el que abre las puertas y aparta a esos hombres de nuestro camino". Brunelli recuerda, aún bajo el abrazo de sus compañeros en oración, que Dios tomó al rey Nabucodonosor y le hizo comer hierba para demostrar que el Señor prevalece siempre. Y reza: "Tú puedes ayudarnos en esta situación". La ayuda que pedía a Dios era para que nadie descubriera la trama corrupta y pudieran seguir cobrando.

Cuando termina el encuentro de oración, Prudente exclama: "¡Qué pasada!".

El PT no quiere ahondar en la herida del partido de la oposición. El presidente Lula incluso sorprendió diciendo que las imágenes no suponen una condena judicial y que hay que esperar a la sentencia de los jueces, aunque ayer admitió que se trata de algo "inaceptable".

Ya han sido enviadas al Parlamento siete peticiones para que el gobernador sea destituido. Su partido, el DEM, está entre la espada y la pared. Ha dado 10 días a Arruda para que se explique; en el fondo, teme juzgarle anticipadamente si le obliga a dimitir, sobre todo porque Arruda ha amenazado con hablar. Y debe saber muchas cosas.

La opinión pública contempla atónita las grabaciones. Y no es que no esté acostumbrada a los escándalos de corrupción entre políticos: es que esta vez la película es sólo para mayores.