Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fujimori, preso hasta 2032

La corte suprema ratifica la sentencia a 25 años de prisión por homicidio para el ex presidente peruano

La sentencia impuesta al ex presidente peruano Alberto Fujimori por las matanzas de la Barrios Altos y la Universidad La Cantuta, ocurridas en 1991 y 1992, además de dos casos de secuestro, finalmente puede considerarse firme. La primera sala penal transitoria de la Corte Suprema ha ratificado la condena a 25 años de prisión que había dictaminado la sala penal especial en año pasado. Fujimori, de 71 años y aquejado por varias enfermedades, deberá permanecer encarcelado hasta el 20 de febrero de 2032, aunque si aplica a beneficios penitenciarios podría salir siete años antes, en 2025. Aunque el ex mandatario tiene otras sentencias pendientes de ratificación, por casos de corrupción, estas son menores y la legislación peruana solamente exige que se cumpla la condena más larga.

La sala penal transitoria, compuesta por cinco jueces supremos, ha ratificado por unanimidad la sentencia que le había impuesto el tribunal presidido por el también juez supremo César San Martín Castro el 7 de abril de 2009 en los delitos de homicidio calificado y lesiones graves, mientras que en el delito de secuestro agravado hubo un voto discrepante. Esta decisión era importante, porque una ley peruana vigente prohibe el indulto y las gracias presidenciales para los condenados por secuestro. Con esto, en teoría quedan agotadas las instancias en las que la defensa de Fujimori podría seguir recurriendo la sentencia, pero su abogado, César Nakazaki, discrepa y asegura que continuará la batalla legal. "Todavía hay pan por rebanar, hay un hábeas corpus pendiente de resolución en primera instancia que podría causar la nulidad de la vista de la causa", ha anunciado hoy por la mañana, en declaraciones a la radio RPP.

Nakazaki ha insistido también en reclamar que la sentencia contra Fujimori tiene como finalidad destruir a su movimiento, que tiene a su hija Keiko como una de los candidatos con más fuerza de cara a los comicios presidenciales, que serán en 2011. "Desde hace mucho tiempo denunciamos que el poder judicial tiene una posición ideológica muy marcada en cuanto a denunciar la destrucción del fujimorismo a través de las condenas del presidente Fujimori, sobre todo en los temas de lucha contra la corrupción", dijo, y agregó que "este no es un caso estrictamente jurídico, es mediático y político, pero vamos a seguir luchando a través de todos los recursos legales hasta lograr la absolución".

Fujimori permanece preso en un ambiente acondicionado para él dentro del cuartel de la dirección de operaciones especiales de la policía, al lado de la sala donde fue juzgado. Los familiares de las víctimas de las dos matanzas, en las que fallecieron 25 personas, han celebrado la decisión de los jueces en una rueda de prensa.