Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el único superviviente oficial de Hiroshima y Nagasaki

Tsutomu Yamaguchi fue testigo de la explosión de ambas bombas atómicas

El japonés Tsutomu Yamaguchi, único superviviente oficial las dos bombas atómicas lanzadas en la historia, murió el pasado 4 de enero a los 93 años de un cáncer de estómago, según ha informado la agencia local Kyodo. El pasado mes de marzo el Gobierno de Tokio le reconoció como el único testigo de las explosiones atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

"He muerto dos veces y nací dos veces en esta vida, tengo que contar ese hecho de la historia antes de morirme", explicó el anciano a Efe en una entrevista realizada en agosto. Este doble hibakusha, como se conoce en Japón a las víctimas de las bombas atómicas, trabajaba en 1945 como ingeniero en Nagasaki del fabricante de armamento Mitsubishi Heavy, pero el día 6 de agosto de ese año estaba de viaje de negocios en Hiroshima cuando cayó la primera bomba.

Como cuenta en su libro La vida regalada, publicado en 2006, tras pasar la noche en vela entre la destrucción reinante, al día siguiente consiguió tomar un tren con centenares de personas hacia Nagasaki, a 300 kilómetros de distancia. Tres días después, el 9 de agosto, Yamaguchi volvió a ver la misma luz en el cielo antes del mediodía en su ciudad natal, cuando EE UU lanzó

la segunda bomba sobre Japón, que precipitó el final de la II Guerra

Mundial.

En el verano de 1945 Yamaguchi sufrió una fuerte reducción de glóbulos blancos y la pérdida del oído izquierdo, y después se operó de cataratas y perdió la vesícula, todas ellas dolencias achacadas a las radiaciones. En 2006, Yamaguchi protagonizó un documental a los 90 años y se sacó su primer pasaporte para dar conferencias en Nueva York con las que insistir en que las bombas atómicas no tienen justificación, ni siquiera para acabar una guerra.

Al término de 1945, 74.000 personas habían fallecido en Nagasaki y otras 140.000 en Hiroshima por las heridas causadas por las bombas atómicas, aunque fueron muchas más las víctimas en años posteriores debido a las radiaciones. Según datos del ayuntamiento de Nagasaki, hubo 34 dobles hibakushas.