Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro principal del Ulster renuncia al cargo

El político norirlandés sale al paso del escándalo causado por el romance de su mujer con un joven

El ministro principal del Ulster, Peter Robinson, ha renunciado a su puesto para aclarar el escándalo en el que se ha visto envuelta su mujer y diputada, Iris Robinson, por una infidelidad. Pese a que su partido le ha ofrecido su respaldo incondicional, Robinson, que estará apartado al menos seis semanas, será sustituido durante ese tiempo por su ministra de Empresa, Comercio e Inversión, Arlene Foster, según ha anunciado el portavoz de la Asamblea norirlandesa, William Hay.

"Creo que es importante que comparta con ustedes una carta que acabo de recibir del ministro principal", ha dicho Hay a los miembros de la Asamblea. "Quiero informar a la Cámara de que esta tarde he recibido una nota escrita del ministro principal, Peter Robinson, en la que, como establece el Acta de Irlanda del Norte de 1998, ha designado a la señora Arlene Foster para asumir las funciones de ministra principal. El nombramiento tiene efecto inmediato".

Robinson se ha visto envuelto en un escándalo que estalló la semana pasada, cuando se supo que su esposa, Iris, ferviente devota protestante, azote de la homosexualidad y adalid de la rectitud moral, había maniobrado para obtener dinero (unos 55.000 euros) de dos empresarios para que su amante, Kirk McCambley, un joven casi 40 años más joven que ella, pudiera poner una cafetería. La esposa del ministro principal conoció al joven como clienta de la carnicería que regentaba la familia McCambley y se tornó en tutora del joven al fallecer el padre de éste en 2008. Esta relación acabó en romance, y, mientras aún duraba, la primera dama maniobró para conseguir al chico dos cheques de 27.000 euros, procedentes de dos constructores amigos para que montara su cafetería. Además, como concejal del ayuntamiento de Belfast, favoreció que McCambley obtuviera la licencia. Iris, además, se quedó con un 10% del dinero para saldar sus propias deudas.

Apoyo del partido

Pese a haber recibido el apoyo unánime de su partido, el Partido Unionista Democrático (DUP), Robinson ha confirmado que abandona el puesto y que durante el periodo de ausencia continuará "trabajando en los asuntos más destacados relacionados con la política y la justicia y otros asuntos". Además, ha solicitado a la Cámara de los Comunes (Cámara baja del Parlamento británico) y a la Asamblea de Irlanda del Norte que lleven a cabo una investigación sobre su comportamiento.

El DUP se ha reunido este lunes para discutir sobre la polémica surgida tras conocerse el escándalo Iris-McCambley. En la reunión, el partido ha ofrecido a Robinson su apoyo unánime e incondicional para que "permanezca en su puesto como líder del DUP", ha afirmado el número dos del partido, Nigel Dodds, quien ha comparecido junto al histórico líder del partido y ex ministro principal Ian Paisley. El partido desdeña asimismo "los intentos realizados por los elementos de la prensa y nuestros oponentes políticos para obligar (...), a Peter Robinson a dimitir como líder del partido".

No ha recibido el mismo trato su esposa. Iris, que está ingresada para recibir tratamiento psiquiátrico, fue expulsada del partido al conocerse su affaire con McCambley.