Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ciudad Juárez pide justicia

Unas 2.000 personas participan en una marcha en recuerdo de los 15 jóvenes asesinados el 31 de enero

Cerca de 2.000 personas participaron en la Marcha de Coraje, Dolor y Desagravio que se convocó ayer en Ciudad Juárez, Chihuahua (norte de México), para exigir justicia para los 15 asesinados -la mayoría jóvenes estudiantes- el 31 de enero cuando se encontraban en una fiesta en el barrio Villas de Salvárcar de la ciudad fronteriza.

La manifestación fue encabezada por Luz María Dávila, madre de dos de las víctimas, que se encaró el jueves al presidente Felipe Calderón durante su visita a la población. Dávila perdió en la masacre a sus dos únicos hijos, Marco, de 19 años, y José Luis, de 16.

Entre consignas de "Ni una víctima más" y "Juárez no es cuartel, fuera Ejército de él", los manifestantes partieron del monumento al presidente Benito Juárez, que da nombre a la ciudad, al puente fronterizo Santa Fe, uno de los cruces internacionales que conectan la población con El Paso, Tejas (Estados Unidos). La mayoría de los participantes vestían de negro y cargaban muñecos que representaban a las víctimas de la violencia en la ciudad: más de 2.600 en 2009. En lo que va de este año, alrededor de 300.

Luz María Dávila, o doña Mari como ya se conoce en todo el país a esta mujer sin recursos económicos, exigía durante la marcha que no dejaran solos en su reclamación de justicia a los que, como ella, habían sufrido una pérdida. El jueves, durante la visita que realizó a Ciudad Juárez el presidente mexicano, Dávila le espetó que no era bienvenido y le recriminó que, en sus primeras declaraciones tras enterarse de la masacre, había sugerido que las muertes estaban relacionadas con las pandillas criminales que operan en la ciudad.

Guadalupe Meléndez, la madre de Israel Arzate Meléndez, uno de los dos detenidos como sospechosos de haber participado en la matanza también participó en la manifestación. Meléndez afirma que su hijo es utilizado como "chivo expiatorio". El Gobierno mexicano informó que Arzate había sido detenido cuando conducía un vehículo robado. Un testigo citado en El Diario de Juárez contradice esta versión y dice que Arzate Meléndez fue detenido en su negocio.

También se adhirieron a la manifestación familiares de víctimas como Benjamin Franklin Le Baron, un activista torturado y asesinado en julio pasado, y los padres de algunas de las más de 500 mujeres asesinadas en los años noventa en Ciudad Juárez.

Al final de la marcha, los participantes simularon que eran asesinados. En Ciudad Juárez, unas 4.500 personas han muerto de forma violenta en los últimos tres años. Ayer, el cadáver de una mujer fue descubierto en un depósito, otros tres hombres fueron asesinados y en un automóvil fue hallado el cuerpo de otro. Cinco más.