Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Latinoamérica acuerda un bloque regional sin EE UU

En Caracas, el año entrante, o en Chile, en 2012, se firmarán los estatutos del nuevo organismo

La foto de familia de los presidentes de América Latina y el Caribe reunidos en Cancún
La foto de familia de los presidentes de América Latina y el Caribe reunidos en Cancún AP

Los países de América Latina y el Caribe pondrán en marcha un nuevo bloque regional sin la presencia de EE UU y Canadá, como alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA), el principal foro continental. Reunida durante dos días en la Riviera Maya, la plana mayor de la región ha ratificado con un estruendoso aplauso la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, pero el tono fraterno del encuentro sólo fue posible gracias a que se evitó el debate sobre la legitimidad del Gobierno de Honduras -país que no fue invitado- y a que se logró contener el choque entre los presidentes de Colombia y Venezuela .

La reunión número 21 del Grupo de Río, denominada Cumbre de la Unidad de América Latina y del Caribe, trabajó a marchas forzadas para que los 32 mandatarios presentes en Quintana Roo (México) acordaran que ya sea en Caracas, el año entrante, o en Chile, en 2012, se firmen los estatutos del nuevo organismo que, según el presidente mexicano, Felipe Calderón, pretende ser un "mecanismo único" de cooperación y promoción del respeto internacional y de la igualdad. El nuevo bloque fusionaría al Grupo de Río y a la Cumbre de América Latina y el Caribe y rivalizaría con la OEA, vista con histórico recelo por países como Cuba y, más recientemente, Venezuela.

A contrapelo de reuniones parecidas en el pasado inmediato, el buen ambiente se logró en parte porque quedó fuera de la agenda Honduras, cuyo presidente Porfirio Lobo no es reconocido aún por varios países en la región. En cambio, se formuló una condena al embargo estadounidense a Cuba, una declaración de apoyo a Argentina en su disputa con Reino Unido por las islas Malvinas y un propósito de apoyar a Haití en su reconstrucción.

"Hemos decidido, primero, constituir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como espacio regional propio que una a todos los Estados", ha dicho el presidente mexicano, Felipe Calderón, en la segunda y última jornada de la reunión, que se celebra en las inmediaciones de Cancún.

El presidente mexicano se refirió al acuerdo como la "oportunidad inédita de construir un espacio común que agrupe a todos los países de América Latina y el Caribe. Un espacio que reafirme la unidad, la identidad de nuestra región y que abra nuevas vías a nuestras aspiraciones de integración para el desarrollo. Que consolide y profundice nuestros procesos democráticos y que amplíe las libertades de todos".