Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acto de repudio contra las Damas de Blanco en Cuba

Unos 200 partidarios del Gobierno cubano se manifiestan en La Habana contra una treintena de mujeres que demandaban la puesta en libertad de 53 disidentes

La segunda jornada de protesta de las Damas de Blanco para conmemorar el séptimo aniversario del encarcelamiento de 75 opositores ha acabado en un acto de repudio en el centro de La Habana. Al grito de "La calle es de Fidel", "Cuba sí, yankis no" y "Gusanas", un grupo de unos 200 partidarios del Gobierno cubano ha interrumpido el desfile pacífico de una treintena de mujeres de este movimiento que demandaban la puesta en libertad de 53 disidentes del grupo que todavía permanecen en prisión.

No ha habido violencia física, pero sí insultos y gritos contra las Damas de Blanco, movimiento que aglutina a las esposas, madres y familiares de los 75 condenados en la primavera de 2003. "Pin-pon-fuera, abajo la gusanera", han repetido los contramanifestantes durante más de un kilómetro de recorrido, entre el céntrico barrio del Vedado y la casa de Laura Pollán, la portavoz de la agrupación, en la calle de Neptuno.

Las mujeres ha acudido por la mañana a una misa en la iglesia de San Juan de Letrán, en una céntrica avenida del barrio del Vedado, y al regresar han pedido a gritos libertad para sus familiares frente a la sede de la Unión de Periodistas de Cuba, reclamando que la prensa cubana se hiciera eco de su demanda. Ha sido después cuando le salió al paso el grupo progubernamental y ya no ha habido tregua verbal hasta el fin de la marcha, si bien agentes de civil han vigilado de cerca los sucesos para que no hubiera agresiones, han relatado los testigos.

Según Berta Soler, una de las líderes de las Damas de Blanco, la movilización en pro de la libertad de los presos políticos cubanos continuará toda la semana, con salidas diarias a diferentes iglesias de la capital. Ayer, las familiares de los opositores peregrinaron al templo del Sagrado Corazón de Jesús y repartieron gladiolos a los transeúntes durante el recorrido, pero no hubo incidentes.

El Gobierno cubano no reconoce la existencia de presos políticos en la isla, y asegura que en estos momentos, a raíz de la muerte de Orlando Zapata después de una huelga de hambre de 85 días, existe una "campaña mediática" para convertir en "héroes" a "mercenarios" que trabajan al servicio de Estados Unidos. El diario Granma criticó ayer con dureza a Washington por un informe sobre la situación de los Derechos Humanos en 194 países dado a conocer la semana pasada por el departamento de Estado. Según La Habana, Estados Unidos no puede dar lecciones a nadie por ser "el mayor violador de los derechos humanos en todo el planeta".