Cuando le dije a 'El Chapo' que no

¿Qué papel le toca a los medios mexicanos en la Guerra en contra de los narcotraficantes?

Hace una semana y media comenzó un debate en México apasionado, pero sin argumentos. El decano del periodismo mexicano, Julio Scherer, fue invitado por uno de los jefes de narcotráfico, Ismael "El Mayo" Zambada, porque, le dijo claramente, quería conocerlo. De su plática, Scherer reprodujo en su revista Proceso juicios de valor de Zambada, sin que le hiciera preguntas -de acuerdo con lo que difundió- sobre ningún tema que justificara el valor de esa charla. La forma chocó con el fondo, y se incendió la opinión pública en una discusión maniquea: golpe periodístico (por tomarse una fotografía con un sujeto buscado por el gobierno mexicano), o mensajero del narco (por difundir acríticamente su dicho).

Llevamos días persiguiendo nuestra cola sin entrar a discutir, en fondo y forma, cuál es el papel de los medios y los periodistas en la guerra contra las drogas. ¿En dónde está la frontera entre el deber de informar y ser informado, y el deseo de entretener y ser entretenido?

En 2008, cuando tuve la oportunidad de dirigir editorialmente uno de los principales periódicos de la ciudad de México, dos editores, apresurados, me dijeron que Joaquín "El Chapo" Guzmán, que se había fugado de una cárcel de máxima seguridad en 2001 y quien junto con Zambada encabeza el Cártel de Sinaloa, había ofrecido darle una entrevista a una reportera, y querían mi visto bueno para comunicar a los intermediarios que la haríamos y, sobretodo, que la publicaríamos. Mi respuesta inmediata fue no. Replicaron que sería un "golpe periodístico", e insistí en que no. ¿Cuáles eran las razones? Se las expuse:

1.- ¿Cómo sabíamos que no era una trampa para la reportera, veterana en coberturas delicadas y que en el pasado ya había sufrido amenazas? ¿Cómo garantizar su vida?

2.- Suponiendo que no fuera así, ¿qué sucedería en el hipotético caso de que poco después de la entrevista "El Chapo" Guzmán se topara con fuerzas de seguridad, tuviera un enfrentamiento o inclusive si lo arrestaran? Sus socios iban a pensar que la reportera había "puesto" (entregado) al narcotraficante. Es decir, la vida de la reportera estaría en serio peligro.

3.- La siguiente pregunta necesaria era ¿por qué nos ofreció la entrevista? Uno de los editores respondió que Guzmán quería enviar un mensaje, aparentemente al gobierno de Estados Unidos, de que estaba dispuesto a entregarse. Esa afirmación tendría un valor periodístico, en efecto, pero al final de cuentas, era un mensaje que quería transmitir, y no era una declaración obtenida de una entrevista que se hubiera solicitado, que se hubiera trabajado, que en el proceso se hubiera persuadido a un criminal de hablar abiertamente con la prensa. Desde mi punto de vista, los términos de una charla con cualquier interlocutor cambia radicalmente si es una invitación -donde de antemano se aceptan las condiciones del entrevistado-, o si se convence al interlocutor de dar la entrevista -donde éste es el que acepta las condiciones-. En la primera, el riesgo de que sea propaganda es alto; en la segunda, dependerá de la habilidad del entrevistador para que no sea.

4.- Si aceptáramos la invitación, proseguí hipotéticamente, y la reportera decidiera -como estaba seguro que lo haría- a preguntar sobre los temas relevantes que tendría que explicar un capo del narcotráfico como Guzmán -como lo que desde entonces se habla de que él está protegido por el gobierno federal-, ¿cómo garantizar la seguridad de ella en la entrevista? Si aceptábamos los términos de la invitación, aceptábamos también que se publicaría, y en ese sentido, sólo lo que él dijera podríamos difundir. Si no contestaba lo que ella le preguntaba, el material que saldría a los lectores sería el equivalente a un boletín de prensa, muy espectacular por la fuente, pero sólo eso.

5.- Para efectos de argumentación planteé que si todo eso fuera superado e hiciera las preguntas necesarias, ¿qué sucedería si a Guzmán no le gusta el resultado final? La vida de la periodista podría estar en peligro, y estaríamos abriendo la puerta del periódico para represalias del narcotráfico.

6.- Pero si el producto publicado le satisficiera y no hubiera problema posterior con él, la pregunta era ¿qué pensarán sus rivales en el narcotráfico? Dudo, como algunos creen, que exigirían un espacio similar para decir lo que quisieran. En la mecánica de la mente de los narcotraficantes, es más probable que piensen que nos habíamos aliado con el Cártel de Sinaloa. En cualquier caso, abriríamos la puerta al narcotráfico y seríamos un capo más de sus batallas sangrientas.

En la suma final de considerandos, no alcanzaba a ver el final del túnel que garantizara la seguridad para la periodista, que dejara blindado al periódico frente a venganzas o complicidades asumidas de los narcotraficantes, y que pudiéramos tener la certeza de que el producto final tuviera un valor periodístico tan grande que, como en ocasiones se toman decisiones éticas, se hicieran de lado todas las consideraciones por el bien mayor que se iba a alcanzar. El rechazo a la invitación de "El Chapo" no tuvo posteriores represalias.

A casi dos años de distancia, Scherer, cuyas consideraciones aún no ha explicado con claridad para ir al encuentro con Zambada, tomó el camino contrario. Criticarlo o alabarlo sin sustentar la posición que lleva a esa conclusión, no lleva a nada constructivo. Es cierto que Scherer quedó a deber contenido periodístico, como también lo es que Zambada pudo enviar sus mensajes encriptados: sigue operando, sigue vinculado a Guzmán, vive a salto de mata, lo que significa que la guerra contra el narcotráfico sí lo ha afectado, y no quiere meterse en lo personal con el Presidente.

Más allá de loa anecdotario, el encuentro de Scherer con Zambada representa una gran oportunidad para abrir el debate, no sólo sobre la forma sino sobre el fondo de lo que ello significa. Pero hasta ahora, la discusión pública no ha aportado argumentos, razones o ideas que permitan comprender cuál debe ser el papel de los medios de comunicación en esta lucha.

Este es un debate que ayudaría a establecer un gran marco de referencia que acote la anarquía informativa que se vive actualmente, así como los antagonismos en la opinión pública y la polarización social que generan. Permitiría confrontar las ideas sobre el derecho a informar por parte de los medios y el derecho a ser informado de la ciudadanía, contra lo que a veces sucede, de manera cada vez más frecuente: el deseo de entretener de los medios, y el de la sociedad de ser entretenido. Sin embargo, esta discusión no ha comenzado. Parece no haber urgencia de reflexionar sobre este tema. Es demasiado complejo y hay que pensar mucho. Para qué hacerlo, se podría alegar cínicamente, si como estamos hasta parece que vivimos felices.