Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nube de ceniza altera la agenda global

El caos aéreo en Europa obliga a modificar reuniones políticas, conciertos y eventos deportivos a lo largo de todo el planeta

Vista del aeropuerto de Varsovia vacío de pasajeros por el cierre del espacio aéreo EFE

Miles de pasajeros siguen atrapados por cuarto día en aeropuertos de una treintena de países europeos. La situación se ha extendido este domingo a algunos aeropuertos del norte de España, que permanecieron cerrados durante unas horas, y, según los expertos, la situación se mantendrá en los próximos días. Esta suspensión del tráfico aéreo, que está alterando también el transporte terrestre y marítimo, afecta a la agenda política y está complicando la celebración de acontecimientos culturales y deportivos en varios lugares del planeta.

Una de las citas más afectadas ha sido el funeral por el presidente Kaczinsky y las 95 víctimas de la tragedia aérea de Smolensk (Rusia) de la semana pasada. Altos representantes de 98 países anunciaron su presencia en la ceremonia que se ha celebrado en el Castillo de Wawel, cerca de Cracovia, pero pocas horas antes del comienzo la nube ceniza precipitó la cancelación de los viajes. El Juan Carlos de España, el príncipe de Gales o el rey Carlos Gustavo de Suecia fueron de los primeros en anunciar su ausencia en la ceremonia fúnebre. Más tarde le siguieron el presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que mantuvo hasta pocas horas antes su intención de viajar a Polonia.

Juan Carlos I ya tuvo que suspender el viernes su asistencia al cumpleaños de la Reina Margarita de Dinamarca y la canciller alemana Angela Merkel sufrió un maratoniano viaje de regreso a Europa desde San Francisco, 60 horas de viaje y escala en varias ciudades europeas para regresar a Alemania desde Italia en limusina.

Las consecuencias de la nube de ceniza en la agenda política de esta semana están todavía por ver. Este domingo se ha anunciado la cancelación del Consejo de Ministros europeos de Agricultura previsto para mañana en Luxemburgo además de otras reuniones comunitarias en Bruselas. Ayer sábado muchos representantes no pudieron estar presentes en la reunión de ministros de Economía europeos celebrada en Madrid y en un foro organizado con sus homólogos asiáticos. Una misión de funcionarios europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Grecia, prevista para le lunes, ha tenido que ser aplazada al menos hasta el 21 de abril

Conciertos sin músicos

A medida que pasan los días la crisis aérea se está dejando sentir en otros ámbitos. En Estados Unidos, el festival de música de Coachella ha dado comienzo sin la presencia de la mayoría de las bandas británicas que iban a participar en los conciertos que se celebran este fin de semana en la localidad californiana de Indio. La cantante Whitney Houston tuvo que anular su billete de avión y viajar en barco para poder actuar en Dublín y Mika anuló un concierto en Lisboa tras quedarse atrapado en París.

Los organizadores del festival de cine de Tribeca, que arranca el miércoles Nueva York, ya han expresado su preocupación porque la suspensión de los vuelos puede impedir que muchos de los actores y directores que tenían previsto acudir se tengan que quedar en casa.

En Japón, el GP de Motociclimo, que debía celebrase el próximo día 25 en el circuito de Motegi, ha sido suspendido ya que la masiva cancelación de vuelos provoca un enorme problema de logística tanto para el transporte de personas como de materiales, según los organizadores del evento. El piloto español Jorge Lorenzo, ya había suspendido varios actos publicitarios que tenía previstos para esta semana en el país asiático.

Este domingo, varios ciclistas españoles, entre ellos Carlos Sastre y Alejandro Valverde, no han podido estar presentes en la Amstel Race que celebra en Holanda al no poder desplazarse en avión desde España.

El Barcelona, que se enfrenta el martes al Inter de Milán en las seminafinales de la Champions, viajará a Italia en autobús. El equipo de Guardiola tenía previsto viajar mañana lunes en avión pero el cierre de aeropuertos y la huega de trenes en Francia ha obligado a los azulgrana a hacer el viaje por carretera.

La alternativa a los viajes en avión que podrían suponer el transportes terrestres y marítimos empieza a convertirse en un nuevo problema según pasan las horas. Al intenso tráfico de desplazamientos de fin de semana, una huelga de trenes en Francia y la huida de usuarios de avión hacia trenes, barcos y transporte por carretera.

Esta situación está dando lugar a no pocas historias rocambolescas protagonizadas por taxistas afortunados y viajeros impacientes por llegar a su destino casi a cualquier precio. Como el actor británico John Cleese que pagó 3.800 euros por regresar a Londres desde Oslo o el grupo de ejecutivos que desembolsó 1.360 euros por una carrera en taxi entre la ciudad inglesa de Northampton y la suiza de Ginebra.