Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Tomás sorprende a los médicos por su rápida recuperación

El torero despierta 24 horas después de salir del quirófano.- Según su apoderado, ha logrado mover la pierna herida.- Fue intervenido el sábado en México por una grave cornada de 15 centímetros en la ingle izquierda

José Tomás sorprende a los médicos por su rápida recuperación
MARIANO ZAFRA

El torero José Tomás ha sorprendido a los médicos con la rapidez y la calidad de su recuperación. "Reacciona mejor y más rápido de lo que habíamos pensado", ha dicho el doctor Alfredo Ruiz Romero, cirujano vascular, al dar el tercer parte médico de la evolución del diestro. Tomás incluso ha bromeado ya con sus familiares, y los médicos valoran la posibilidad de empezar a darle alimento.

No habían pasado 24 horas de su salida del quirófano cuando respondió con un gesto a su doctor personal, Rogelio Pérez Cano, cuando le auscultaba. Este lunes, el diestro ha podido incluso conversar con sus familiares y colaboradores, tras recobrar la consciencia el domingo por la noche, sobre el grave percance que sufrió en la plaza de toros de Aguascalientes (México). También logró mover la pierna herida. Su apoderado, Salvador Boix, ha declarado a EL PAÍS que lo consideran fuera de peligro.

Joaquín Sabina estaba en la plaza: "Es muy duro estar aquí ahora para mí"

Salvador Boix, su apoderado: "Ha empezado la esperanza, la noche del sábado pasamos un momento muy duro"

El diestro, tras la cornada: "Fernando, me duele mucho la pierna"

Un día después del percance, a la entrada del hospital Hidalgo de Aguascalientes, el ambiente no puede ser más diferente. Mientras que ayer todo eran caras largas y cuchicheos, esta mañana parte del equipo de ayudantes de Tomás conversaba animadamente, esperanzado por el optimismo que desprenden sus médicos. "Han comenzado el proceso de irle quitando poco a poco la sedación. Esto será muy poco a poco, pero José asintió con la cabeza cuando el doctor Pérez Cano le ha pedido comunicarse con él", explicó el apoderado del torero. "Ha sido un motivo de muchísima alegría y esperanza".

Tanto la familia del matador como el propio Boix han podido visitar un momento a Tomás, quien tras la operación urgente de reconstrucción de los vasos sanguíneos que rodean el fémur ha sido ingresado en la sala de cuidados intensivos.

Los médicos que atienden a Tomás, una cuadrilla encabezada por el cirujano vascular Alfredo Ruiz Romero -quien le intervino tanto en la enfermería de la plaza Monumental como en el hospital Hidalgo- y por el cardiólogo Juan Carlos Ramírez Ruvalcaba, se muestran cautos ante los avances en el estado de salud del matador, pero también son optimistas.

La cogida ya es considerada la más sangrienta en la historia de la Monumental. La cornada del morlaco, de 470 kilos de peso, le provocó "una hemorragia severa" que le hizo perder seis litros de sangre, por lo que los sanitarios le hicieron una transfusión de ocho litros en la propia plaza. Se llegó a solicitar sangre para el torero a través de los altavoces en la plaza, que registraba un lleno completo, y también en el hospital.

A las puertas del centro sanitario, el número de seguidores del torero que intenta conocer de primera mano la evolución del matador ha disminuido, en parte porque se ha pedido que la donación de sangre para reponer los ocho litros que se le administraron a Tomás sea en otro centro. "Tanto ha dado José a la gente en México, que los aficionados parecen querer devolverle con estos gestos algo de esa emoción. Es muy reconfortante, estamos muy lejos de casa, y esto que hace la gente se siente más aún", ha señalado Boix.

La más grave de su carrera

Según el doctor Ruiz, la decisión de intervenirlo en la propia plaza, donde le aplicaron suero y le hicieron la tranfusión, ha salvado la vida de José Tomás, que llegó a la enfermería "muy tranquilo" y eso ayudó "mucho" a todo el equipo médico. También destacaron los cirujanos la labor del subalterno Diego Martínez, quien al levantar al diestro de la arena, metió la mano en la pierna de Tomás y le taponó la hemorragia.

Previamente, su apoderado, Boix, informó a las puertas del centro sanitario de que su vida no estaba en peligro, pero los médicos matizaron posteriormente que sí temían que pudiese sufrir complicaciones posteriores a la operación. Su médico, Pérez Cano, no duda en afirmar que se trata de la "cornada más grave" que ha sufrido en toda su carrera. Esta es la segunda cogida que recibe el torero en la plaza de Aguascalientes, muy importante para Tomás, porque allí desarrolló buena parte de sus inicios como novillero y ha toreado en varias ocasiones. Hace unos años se compró un rancho en la zona.

José Tomás, que tomó su alternativa en México, está muy unido al país norteamericano, ya sufrió otra gravísima cogida en 1996 en la plaza de Autlán de la Grana, en el Estado de Jalisco, en la que también perdió mucha sangre y necesitó varias transfusiones. En los últimos años ha sufrido muchas cornadas por su modo de torear. En 2007, fue corneado en Linares (Jaén) con dos heridas, de 15 y 10 centímetros. En junio de 2008 fueron tres las cornadas que recibió en las Ventas y, en agosto, sufrió otra cogida con dos trayectorias de siete y ocho centímetros en El Puerto de Santa María (Cádiz).

El parte médico

"Herida por asta de toro en el tercio medio superior del muslo izquierdo en cara anterior con una trayectoria hacia arriba y atrás aproximadamente de 15 centímetros, lacerando los vasos femorales, arteria y vena. Debido a la cantidad de sangre que perdió el diestro su estado es grave, pero estable hasta el momento. Intervinieron en la operación los médicos Alfredo Ruiz Romero, Rubén Romo del Villar, Enrique González Careaga, Luis Miguel Chávez Gómez, José Luis Martínez, Jesús Villalobos. Se encuentra en la Área de Terapia Intensiva en la Cama 2 del Hospital Hidalgo".

Más información