Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Gobierno británico se baja el sueldo en su primera reunión

La reducción del déficit público, superior al 11% del PIB, es uno de los principales objetivos de la coalición

La reducción del elevado déficit público de Reino Unido centró, junto con la situación de Afganistán, la primera reunión del nuevo Gobierno británico de coalición, celebrada esta mañana. Como primera señal de aviso de las medidas de austeridad que se avecinan, los ministros acordaron reducirse el sueldo un 5% con efecto inmediato.

En un ambiente que describieron como de camaradería, los nuevos ministros conservadores y liberal-demócratas se reunieron por primera vez en la residencia oficial del 10 de Downing Street, tras sellar el martes el primer pacto de coalición en más de 60 años.

La primera prueba de su capacidad para trabajar unidos será la puesta en marcha de un plan de reducción del déficit, superior al 11% del producto interior bruto (PIB), que pasa por recortes del gasto público calculados inicialmente en 6.000 millones de libras (unos 7.020 millones de euros) este año fiscal. "Todos somos conscientes de la seriedad de la situación, y francamente, si no tenemos un programa creíble para reducir el déficit, no tendremos la confianza de los mercados y del país", declaró el ministro de Cultura, Jeremy Hunt, después de cerca de una hora de reunión.

El Gobierno ha prometido elaborar un presupuesto de emergencia en 50 días. El primer ministro, el conservador David Cameron, aseguró ayer que su Gobierno había recibido del anterior Ejecutivo laborista la peor herencia económica de los tiempos modernos.

Situación en Afganistán

Cameron y el viceprimer ministro, el liberal Nick Clegg, destacaron al inaugurar la sesión su compromiso de trabajar juntos en los objetivos marcados. Uno de los asuntos prioritarios es la delicada situación de las operaciones militares británicas en Afganistán. El Ejecutivo formó ayer mismo el consejo de seguridad nacional, integrado por varios departamentos del Gobierno para tomar decisiones conjuntas en materia de política exterior y defensa.

Los ministros destacaron el buen ambiente reinante en esta primera reunión, en la que participaron, además de Clegg, cuatro ministros del Partido Liberal Demócrata: el titular de Empresa, Vince Cable; el jefe del Tesoro, David Laws; el ministro de Energía, Chris Huhne, y el responsable de Escocia, Danny Alexander. "Fue realmente excelente, es como si hubiéramos trabajado juntos durante años", señaló el titular de Trabajo y Pensiones, el tory Iain Duncan Smith, al salir de Downing Street.

A lo largo del día, el primer ministro continuará con la formación de su Gobierno, con nombramientos de los secretarios de Estado en los distintos ministerios, en los que se espera que haya unos 20 del Partido Liberal Demócrata.La titular de Interior, Theresa May, una de las tres únicas ministras del Gabinete de Cameron, destacó que el Gobierno empezará a trabajar para suprimir los planes de la anterior Administración laborista de introducir el carné de identidad y también en el programa para limitar el número de inmigrantes no comunitarios que puedan entrar en el país.

Tras las elecciones del 6 de mayo, en las que los tories no sacaron la mayoría absoluta, Cameron y Clegg participaron en negociaciones para alcanzar el martes el acuerdo de coalición.