Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

Diez oficiales de la Armada piden una investigación independiente

Irán ofrece escolta para los buques humanitarios que deseen romper el bloqueo israelí.- Francia ofrece la mediación de la UE para supervisar los envíos de ayuda a Gaza

Diez oficiales retirados de la Armada israelí hicieron pública ayer una carta en la que exigen al primer ministro, Benjamín Netanyahu, que designe una comisión independiente para investigar el asalto a la flotilla de la libertad y deje de responsabilizar a los activistas.

En una carta colgada en Internet y que está también dirigida al jefe del Ejército, el general Gaby Ashkenazi, los oficiales, todos con rango de mayor, denuncian que la operación de comandos en aguas internacionales el lunes "terminó en una tragedia militar y diplomática"."No estamos de acuerdo con el argumento de que hubo un error en la información de inteligencia... y no aceptamos los argumentos de que hubo malas relaciones públicas. Creemos que el plan estaba destinado al fracaso desde el comienzo", dice la carta .Los firmantes son todos comandantes de patrulleras como las que persiguieron a los seis barcos que formaban la flotilla, en cuya interceptación por comandos de élite israelíes murieron nueve activistas.

Israel sostiene que los ocupantes del barco Mavi Mármara, donde se registraron las víctimas, no eran pacifistas sino extremistas islámicos.Como ejemplo contrario, Netanyahu puso el pacífico abordaje al Rachel Corrie, séptimo barco de ayuda humanitaria que trataba de romper el boicot a Gaza."Primero y sobre todo protestamos [por] el hecho de que la responsabilidad por los trágicos resultados recayera inmediatamente sobre los organizadores de la flotilla", agrega la carta, que ve en ello un "desprecio" hacia los oficiales responsables de aprobar la misión. La carta fue hecha pública cuando Benjamín Netanyahu estaba reunido con sus ministros más próximos para estudiar la propuesta de Ban Ki-moon.

Irán ofrece escolta y Francia mediar

La Guardia Revolucionaria, cuerpo de élite de las Fuerzas de Seguridad iraníes, está dispuesta a escoltar a los buques humanitarios que deseen romper el bloqueo israelí y llevar ayuda humanitaria a Gaza, aseguró ayer Alí Shirazí, asesor del líder supremo de la revolución en Irán, el ayatolá Alí Jameneí. En declaraciones divulgadas por la agencia local Mehr, el responsable iraní insistió en que su país presionará a la comunidad internacional para lograr que se levante el embargo israelí que desde hace tres años asfixia el citado territorio palestino.

"Si el líder supremo lo ordena, la fuerza naval de la Guardia Revolucionaria hará lo que esté en su mano para garantizar la seguridad de los barcos. Es deber de Irán defender al inocente pueblo de Palestina", afirmó. "La fuerza naval de la Guardia Revolucionaria está totalmente preparada para utilizar su capacidad en la escolta de las flotillas libertarias y pacíficas que se dirijan a Gaza", agregó.

Al hilo de este argumento, Shirazí insistió en que su país se moverá en la escena multinacional para conseguir que se rompa este bloqueo. "Debemos obligar a nuestros enemigos a hacer frente a una acción global espontánea y no permitirle que consigan sus abyectas metas", subrayó. Shirazí volvió a condenar el asalto que fuerzas israelíes llevaron a cabo el pasado lunes, en aguas internacionales, contra una flotilla de seis barcos fletada por organizaciones humanitarias turcas para llevar ayuda a Gaza.

Por su parte, Francia ha ofrecido la colaboración de la Unión Europea para hacer llegar a la franja de Gaza envíos de ayuda humanitaria que supervisaría para impedir que se introdujeran armas en el enclave mediterráneo. El ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner sostiene que la situación actual en la franja es "insostenible" y por ello "proponemos de nuevo que la Unión Europea, que los países europeos, supervisen estos envíos de manera estricta".

Francia y Reino Unido ya hicieron una propuesta muy similar, que contemlaba el envío de buques de guerra a la zona para supervisar las exportaciones a Gaza, a comienzos de 2009 tras el término de la operación Plomo Fundido, en la que el Ejército israelí bombardeó durante 22 días el encave gazací, acabando con la vida de unos 1.300 palestinos, en respuesta por el lanzamiento de cohetes contra su territorio.