Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Que se larguen de Palestina"

Un desafortunado comentario sobre Israel fuerza la marcha de Helen Thomas, decana corresponsal de la Casa Blanca

Helen Thomas toma notas durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. REUTERS

La decana de los corresponsales de la Casa Blanca acaba de anunciar que se retira y no del modo que hubiera planeado. A los 89 años de edad, Helen Thomas ha sido víctima de sus propios y casi siempre mordaces comentarios y se ha visto forzada a abandonar el privilegiado sitio en la sala de prensa de la Casa Blanca que ha ocupado durante más de medio siglo.

Thomas, hasta hace pocas horas en nómina de Hearst Newspapers como columnista, hizo el pasado 27 de mayo unas declaraciones que le han reportado una dura crítica y su abandono del periodismo. Durante la celebración del Mes de la Herencia Judía, una página web llamada RabbiLIVE.com entrevistó brevemente a la periodista a la salida de una rueda de prensa en la Casa Blanca.

"¿Algún comentario sobre Israel?", preguntó el reportero. "Dígales que se larguen de Palestina", respondió la venerable Thomas. "¿Algún mejor comentario sobre Israel?", insistió el entrevistador. Thomas explicó entonces la tesis que mantenía su comentario: "Recuerde, esta gente [los palestinos] están siendo ocupados en su propia tierra. No es la tierra ni de los alemanes ni de los polacos".

Hasta aquí, las palabras de Thomas ya eran suficientemente incendiarias. Pero es que insistió cuando se le cuestionó sobre dónde deberían de ir entonces los judíos que están en Israel. "Que se vayan a su casa", lo que en opinión de la periodista es "Polonia, Alemania ... América u otro sitio".

Hija de inmigrantes libaneses, Helen Thomas cubrió la Casa Blanca durante más de 50 años para la agencia de prensa United Press International (UPI). Durante los últimos diez años ha sido columnista, con un papel mucho más residual en la información diaria que se negaba a abandonar. Como decana del cuerpo de prensa que sigue a los presidentes de EE UU, Thomas tuvo en su época el privilegio de ser quien hacía la primera pregunta en las ruedas de prensa. Una vez que se convirtió en columnista perdió ese derecho pero siguió manteniendo su excepcional sitio en la diminuta sala de prensa de la Casa Blanca (centro, primera fila, lugar cotizado por los corresponsales extranjeros cuando Thomas no asistía a algún acto, ya que cada puesto está asignado y la prensa extranjera está de pie por falta de espacio -¿quién heredará la silla ahora?-).

Thomas ha trabajado con varios presidentes y más portavoces de prensa. El fallecido Tony Snow -secretario de prensa de George W. Bush- se refirió una vez a ella como "el punto de vista de Hezbolá". Ayer, comentaristas de la cadena FOX insistían en que Hamás tenía a un amigo en la Casa Blanca en la figura de Thomas.