Entrevista:HÉCTOR PALACIOS | Disidente cubano

"Es el paso más serio que ha dado el Gobierno en los últimos 50 años"

Es uno de los miembros más famosos Grupo de los 75.- En la primavera de 2003 fue condenado a 25 años de cárcel, pero debido a su delicado estado de salud fue liberado en 2007 con una "licencia extrapenal"

MAURICIO VICENT La Habana 10 JUL 2010 - 20:04 CET

Héctor Palacios (Villa Clara, 1943) es uno de los miembros más famosos del Grupo de los 75. En la primavera de 2003 fue condenado a 25 años de cárcel, pero debido a su delicado estado de salud fue liberado en 2007 con una "licencia extrapenal". El Gobierno de Raúl Castro le autorizó entonces a viajar a España para recibir tratamiento médico, pero él puso como condición poder regresar. Lo hizo, para sorpresa de muchos, en septiembre de 2008 y desde entonces sigue en su lucha como coordinador de la Unidad Liberal de la República de Cuba, una de las plataformas opositoras más importantes, con 42 organizaciones y varios miles de activistas en todos del país. Acaba de regresar de Santa Clara, después de lograr que el disidente Guillermo Fariñas, vicepresidente de su organización, abandonara una huelga de hambre que ha durado 135 días.

Pregunta: ¿Ha sido difícil convencerle?

Respuesta: Bueno, ha sido un proceso. Al comenzar su huelga de hambre él me nombró su albacea y yo he ido a verlo todas las semanas. Él siempre dijo que hacía la huelga para lograr la excarcelación de 26 presos enfermos, pero que no era inflexible, que si el Gobierno se movía él también se movía. Bueno, pues aunque nos ha sorprendido, el Gobierno se ha movido...

P: ¿Que representa la decisión del régimen de excarcelar a todos los miembros del Grupo de los 75?

R: A mi juicio, es el paso más serio que ha dado el Gobierno en los últimos 50 años buscando una concordia nacional, por lo que puede abrir una nueva etapa. Si el Gobierno empieza a dar pasos - y le conviene - sería bueno para todos. La primera condición para hacer cualquier cosa o ir a cualquier negociación, era que no hubiera presos políticos.

P: ¿A que se debe el cambio de actitud del Gobierno?

R: Hay razones políticas, sociales y económicas que indican que el Gobierno no tenía otra alternativa. Si la tiene no pone a nadie en la calle. El momento es crítico y el régimen lo sabe, necesita soltar lastre. Pero es, sobre todo un triunfo de las fuerzas democráticas de Cuba, que comienza por el sacrificio de Orlando Zapata, sigue con la huelga del Coco Fariñas y las marchas de las Damas de Blanco; es un éxito de de la oposición en general.

P: ¿Cree que tendrá implicaciones políticas, en el sentido de ampliar los márgenes de acción de la disidencia?

R: Probablemente. El que un Gobierno tan intransigente haya decidido liberar a los presos de conciencia es un paso importante. con Fidel no se hubiera hecho. El día que fui a ver a Fariñas hice una reunión ante 200 activistas en el hospital y no paso nada. Han soltado a algunas personas que estaban pendientes de juicio, a otros, como al médico Darsi Ferrer, lo han juzgado y puesto en libertad condicional. Además, el hecho de que suelten a los 52 de este modo significa que nunca debieron estar en la cárcel.

P: ¿Cuánto presos políticos quedan? ¿Según las listas de Elizardo Sánchez, eran 167, ahora quedarán libres 52. Del resto, más de 80 están condenados por delitos como terrorismo, sabotaje, atentado, piratería...

R: El tema de las listas es delicado, hay que revisarlas bien. Hay que distinguir el tema de los presos de conciencia del resto, aunque a veces a los opositores se les condena por delitos que no han cometido.

P: El Gobierno ha puesto como condición que los presos salgan del país...

R: Creo que no es así. Ayer mismo me llamó desde la cárcel el prisionero del Grupo de los 75 Eduardo Díaz Fleitas (condenado a 20 años de cárcel). Le acababa de llamar el cardenal Jaime Ortega para comunicarle que sería excarcelado en otro grupo de presos, y él le dijo que no quería irse del país. El cardenal le contestó que le parecía muy bien, que era su decisión y había que respetarla y que eso no iba a afectar en nada su excarcelación. Otra cosa es que la mayoría de los presos sí quieren irse, y es su derecho.

P: ¿Cree, como piensan algunos, que esto es una jugada del Gobierno para preparar el terreno a otros cambios de real envergadura? ¿Comenzarán las reformas?

R: Si no hacen reformas económicas esta revolución no dura un año más. La gente ha perdido la fe, la ineficiencia es absoluta y no hay estímulos para producir. La deuda externa de Cuba es gigantesca y Cuba necesita créditos, y para eso no puede tener presos políticos. Es la primera vez que yo veo un camino por el cual se puede transitar, pero ahora dependerá de los límites que el Gobierno quiera poner.

P: ¿Cuál debiera ser el papel ahora de la UE y de EE UU?

R: En 2008, cuando salí de Cuba estuve con Obama varias veces. Él me preguntaba qué se podía hacer. Yo le dije: no le pido que quite el embargo porque eso es muy difícil, pero hay que ir desmantelándolo. Le dije que algunas medidas podrían ser permitir los viajes de los exiliados y el envío de remesas [ya lo ha hecho], y también autorizar los viajes de los turistas norteamericanos [en estos momentos se está discutiendo en el Congreso]. Todo eso ayudará a que Cuba se abra, porque si Cuba empieza a convivir con el mundo no puede seguir con una política de cerrazón e intransigencia.

P: ¿Y la Unión Europea?

R: Ya no hay razón para mantener la Posición Común de la UE. Lo importante ahora es que se mueva todo el mundo. Cuba dio un primer paso que sirve para desatascar cosas, pues ahora a moverse todos, que no se estanque la cosa; esto es un proceso que comienza y sería estúpido quien lo pare.

Otras noticias

El disidente cubano Héctor Palacios / EFE

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana