Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El frío polar se cobra 80 muertos en cinco países del Cono Sur

El descenso de temperaturas y calefacciones en mal estado dejan un reguero de víctimas en Latinoamérica

Mientras en España los termómetros rabian de calor, en el hemisferio sur del planeta las bajas temperaturas hacen estragos. La ola de frío polar que se extiende por el Cono Sur, incluso por zonas subtropicales, ha dejado hasta ahora al menos 80 muertos en cinco países de la región, tanto por hipotermia como por intoxicación con gases por culpa del uso de calefactores defectuosos.

Además de pérdida de vidas humanas, las malas condiciones climáticas han causado la muerte de ganado en zonas de Brasil vecinas a Paraguay, la declaración de una emergencia agrícola en el sur de Chile y la cancelación o suspensión de decenas de vuelos regionales en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires, donde legiones de turistaspermanecen bloqueados.

En Argentina, once personas fallecieron por hipotermia después de que el domingo murieran un bebé y un anciano en la ciudad de La Rioja (noroeste. Desde el comienzo del invierno hubo además otros 33 muertos en Argentina por intoxicación con monóxido de carbono por aparatos de calefacción defectuosos.

En Bolivia, la ola de frío ya ha causado 18 muertos, la mitad de ellos en la ciudad de El Alto, vecina a La Paz, según el último recuento difundido el lunes.

Las bajas temperaturas afectan en mayor medida a regiones del oriente boliviano, de cálido clima subtropical, donde el domingo se registraron los últimos decesos: dos en el departamento de Santa Cruz y el otro en Tarija, fronteriza con el norte de Argentina.

Muerte de indigentes

En Santa Cruz se ha contabilizado seis decesos, todos indigentes, mientras que en el departamento boliviano de Cochabamba murieron dos bebés, uno abandonado y el otro junto a sus padres, con los que vivía en la calle. El Ministerio de Educación de Bolivia suspendió las clases hasta el miércoles para prevenir la proliferación de gripe y otras enfermedades entre los estudiantes, mientras que el servicio meteorológico anunció que se prevé que la ola de frío en todo el país se prolongue hasta agosto.

En Brasil, al menos nueve personas, la mayoría indigentes, han muerto en el sur del país como consecuencia de una ola de frío que redujo las temperaturas a niveles inusualmente bajos en varias ciudades, incluso algunas de la región tropical de la Amazonía.

En Vilhena, localidad situada en el amazónico estado brasileño de Pará, la temperatura cayó a siete grados y medio grados el sábado, el menor registro desde 1994.

La ola de frío polar ha causado también dos muertos en Santiago de Chile, donde las temperaturas bajaron a dos grados bajo cero, mientras que el sur del país sufre una situación crítica, con cientos de personas aisladas por copiosas nevadas.

En la austral región de Aysén, a 1.600 kilómetros de la capital chilena, donde las temperaturas mínimas han fluctuado entre 10 y 15 grados bajo cero, hay poblaciones aisladas y miles de cabezas de ganado bovino y ovino en peligro por falta de forraje.

Alerta agrícola

Las autoridades han declarado el estado de emergencia agrícola en varias localidades de Aysén, donde también ha habido cortes de suministro eléctrico y se cerró durante algunos días el principal aeropuerto de la zona, en la localidad de Balmaceda.

Mientras, la Policía de Paraguay informó hoy de la muerte por hipotermia de un hombre de 80 años en la localidad de Itá, vecina a Asunción, con lo se elevó a cinco el número de víctimas mortales por la ola de frío que afecta al país desde hace más de una semana.

Esa situación obligó a las autoridades a habilitar albergues y a recoger de las calles de Asunción y municipios aledaños a los indigentes.

Hasta ahora se han registrado dos fallecimientos por bajas temperaturas en Uruguay, que este fin de semana se desplomaron a cinco grados bajo cero en regiones del centro y Este del país, cuyo servicio meteorológico emitió una alerta amarilla.

En Perú han muerto las últimas semanas 104 personas por neumonías y problemas respiratorios atribuidos al frío y la deficiente atención médica.