Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Francia fracasa en un intento de liberar por la fuerza a su rehén en el norte de Malí

El Gobierno español teme que la operación militar haga correr mayores riesgos a Vilalta y Pascual

Fuerzas especiales mauritanas respaldadas por militares franceses fracasaron la madrugada del jueves en un intento de liberar al rehén francés de Al Qaeda, Michel Germaneau, en el desierto del norte de Malí, según fuentes diplomáticas. La organización terrorista dio un ultimátum a Francia que expira dentro de cinco días.

Los soldados de élite localizaron, con la ayuda de EE UU, a un reducido grupo de miembros pertenecientes a la célula del argelino Abu Zeid en cuyas manos se suponía que estaba Germaneau, de 78 años, y la atacaron al alba con la intención de rescatar al rehén. En el enfrentamiento los asaltantes dieron muerte a seis terroristas mientras otros dos lograron huir. Los militares no encontraron al rehén. Franceses y mauritanos no tuvieron, aparentemente, ninguna baja.

Los soldados franceses dieron muerte a siete terroristas, pero no encontraron al cautivo

El punto de partida de la operación fue el pequeño aeropuerto de Tassalit, en el noreste Malí, donde a lo largo de la noche aterrizó un avión y helicópteros militares, según responsables malienses citados esta noche por la agencia Reuters. Preguntado por Reuters, un portavoz del Ministerio de Defensa francés declaró: "Por ahora no damos información sobre el asunto. No tenemos suficientes elementos".

El Gobierno español fue informado -no consultado- por París de sus intenciones, aunque no supo de antemano el lugar ni la fecha del ataque, según fuentes diplomáticas. La iniciativa causa gran preocupación en el Ejecutivo español. Considera que hace correr mayores riesgos a los dos rehenes españoles, Albert Vilalta y Roque Pascual, que llevan ya casi ocho meses en poder del argelino Mokhtar Belmokhtar, otro de los jefes de Al Qaeda en el Sahel.

La rama magrebí de Al Qaeda amenazó, en un comunicado publicado el 11 de julio, con "ejecutar" a Germaneau si en el plazo de dos semanas Francia no había satisfecho sus "legítimas reivindicaciones". Germaneau fue secuestrado el 22 de abril en Níger junto con su chofer, un argelino, que los terroristas liberaron poco después.

No es la primera vez que el secuestro de rehenes occidentales en el norte de Malí provoca roces entre España y Francia. A finales de febrero, cuando encalló la negociación para liberar a otro rehén francés, Pierre Camatte, París ya planeó una operación para liberarle por la fuerza de la que las autoridades españolas se enteraron por casualidad. Al final se fraguó un acuerdo, a través de intermediarios, entre París y Al Qaeda para poner en libertad a Camatte a cambio de un rescate y de la excarcelación de cuatro presos islamistas de la prisión de Kati (Bamako). Francia canceló entonces la operación.

Este jueves ha sido la segunda vez que Francia golpea a Al Qaeda en el Sahel con la ayuda de Mauritania. La primera fue, a principios de 2008, en pleno Nuakchot, la capital mauritana. Fuerzas especiales francesas asaltaron, con la ayuda de una unidad mauritana, un edificio en el que se suponía que se alojaban algunos de los terroristas que, en diciembre de 2007, asesinaron a cuatro turistas franceses en el sur de Mauritania. La operación se saldó también con un fracaso porque la mayoría de los terroristas lograron huir.