Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cancelada la evacuación de la joven española herida en las inundaciones en India

En Cachemira han muerto 121 personas por las lluvias torrenciales.- Suspendidas hasta mañana las tareas de búsqueda del español desaparecido

La española herida de una pierna en Yamu y Cachemira, (norte de India), no pudo ser evacuada hoy, según informaron a este diario fuentes de la Embajada. Se espera poder transportarla a las ciudades de Chandigarh o Kulu mañana en un helicóptero militar. Mientras, debido a la oscuridad, se ha suspendido hasta mañana la búsqueda de su pareja, que permanece desaparecido. "Nuestros esfuerzos siguen concentrados en localizarlo", dicen en la Embajada.

Mientras, en la ciudad de Leh, un grupo de españoles, entre ellos 50 montañistas vascos del Club de montaña Ganguren que iban a comenzar un trekking de 20 días, pero que fue suspendido por la lluvia, esperan ser rescatados cuanto antes. Según relata un miembro del club, Jon Ander Rabadán, están bien y tienen comida y pastillas potabilizadoras. "Estamos bien, pero intranquilos: queremos salir de aquí porque aunque los alrededores están arrasados y no sabemos qué va a pasar a partir del lunes que nos han dicho que volverá el mal tiempo".

Rabadán dice que los españoles en Leh (que calculan en unos 150) se reúnen frecuentemente y sienten que "la Embajada no se ha movido suficiente".

Fuentes de la Embajada, por su parte, tachan a estas acusaciones de "injustas". "Ellos saben que estamos haciendo todo lo que podemos. Entendemos la desesperación de los atrapados, pero creemos que su vida no corre peligro", dicen. Ahora la prioridad es evacuar a la herida y encontrar al desaparecido y es difícil en una situación cuando hay una crisis con más de cien muertos.

En cuanto a los otros cuatro españoles bloqueados en la carretera Leh-Manali (otra estación de montaña a 475 kilómetros) han logrado comunicarse con la misión diplomática. Han informado que están en un grupo de 60 turistas y que están refugiados en un campamento militar. "Están seguros y esperamos que no se prolongue mucho la situación. En cualquier caso tendrán suministros asegurados", dice la fuente de la Embajada.

La cifra oficial de muertos ha aumentado a 121 por las lluvias torrenciales que cayeron el jueves por la noche y que posteriormente causaron inundaciones y corrimientos de tierra. Hay unos 400 heridos. No se descarta que la cifra de víctimas pueda aumentar puesto que no se sabe el paradero de unas 500 personas.

Fuentes del ejército aseguran que están concentrados en los rescates y reestablecer las comunicaciones. Las dos carreteras principales, hacia Manali y Srinagar, la capital del Consejo Autónomo, siguen cerradas por los daños que causaron las avalanchas. Tres puentes fueron destruidos.

"Pero el aeropuerto ha recobrado cierta operabilidad y ya han aterrizado algunos vuelos con material de rescate y suministros", informan las fuentes oficiales. El desastre ha afectado unos 150 kilómetros, dicen.

Hoy también salió el primer avión comercial, de la aerolínea india Kingfisher.

"La situación es devastadora. Mucha gente ha quedado sin casa puesto que están echas de adobe y fueron arrastradas por las riadas", dice un vecino de Leh notablemente consternado. Han sido instalados varios refugios, pero es incierto el número de personas que han logrado llevar a ellos. Y sigue habiendo algunas zonas inaccesibles en los que nadie sabe lo que está pasando.