Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contaminación por los incendios bate marcas históricas en Moscú

Los niveles multiplican por seis la norma de sustancias tóxicas permitidas.- El Ministerio de Situaciones de Emergencia (MSE) intensifica las tareas de extinción en la provincia de Moscú

El aumento de los incendios en la región de Moscú ha obligado a las autoridades rusas a reforzar los efectivos empleados en la lucha contra el fuego en torno a la capital de Rusia, donde la contaminación ha batido marcas históricas y ha multiplicado por seis la norma de sustancias tóxicas permitidas. En vista del agravamiento, el Ministerio de Situaciones de Emergencia (MSE) ha decidido mantener las tareas de extinción en la provincia de Moscú durante las 24 horas del día, en lugar de rebajarlas a turnos de vigilancia durante la noche.

Algunos países, como Canadá, Polonia, Alemania, Austria e Israel, han tomado medidas para reducir su personal diplomático en Moscú, aunque no utilizan el término evacuación. Por su parte, EE UU ha recomendado a sus ciudadanos que consideren seriamente si deben viajar a las zonas rusas afectadas por los incendios. El máximo responsable de la sanidad pública de Rusia, el peculiar Guennadi Oníschenko, ha manifestado que una prohibición general de viajar a Rusia sería considerada como un "acto hostil", según la agencia Interfax. En su lucha contra el fuego, Rusia ha recibido ayuda de varios países, como Italia, Alemania, Polonia, Ucrania, Bielorrusia y Bulgaria, que han reaccionado con celeridad aunque el Kremlin no haya pedido auxilio.

Pese a la situación, el alcalde de la capital, Yuri Luzhkov, seguía hoy de vacaciones, mientras sus colaboradores mantienen en secreto su paradero. Los responsables municipales han rechazado la propuesta del vice jefe de la Duma Estatal de Rusia (parlamento), el populista Vladímir Zhirinovski, partidario de declarar el estado de excepción en la capital y de tomar medidas como cortar el tráfico y ordenar una restricción en las actividades industriales. "Nunca hubo nada así en la historia de Moscú. Es peor que un bombardeo", ha manfiestado Zhirinovski, refiriéndose a la contaminación.

Aunque valorar la situación en su conjunto resulta difícil, las informaciones fragmentarias difundidas por los responsables del MSE no avalan la calma del Ayuntamiento. En la región de Moscú los efectivos de extinción de incendios forestales se han incrementado en mil personas, según ha dicho el jefe del centro de crisis del MSE, Vladímir Stepánov. "Por desgracia del viernes al sábado la cantidad de incendios en la región de Moscú se ha duplicado", ha manifestado el funcionario, sin indicar cuál es la cifra total de efectivos empleados en la extinción.

El ministerio de Defensa tiene cerca de 7.000 hombres luchando contra los incendios en toda Rusia, según el servicio de prensa de ese departamento. La situación más difícil, según esa fuente, se da en el distrito de Kolomna (región de Moscú), donde hay una unidad militar del Centro de Prevención de Ataques de Misiles, en cuyas inmediaciones se han producido tres incendios entre ayer y hoy. En el territorio Centro Federal Nuclear de Sarov, en Nizhni Nóvgorod (al este de Moscú), todavía hay focos de incendio y el fuego afecta aún al colindante parque natural de Mordovia. En total, y según los datos oficiales, han fallecido 52 personas víctimas del fuego, de las cuales 22 han perecido en la provincia de Nizhni Nóvgorod. En regiones como Tula o Stávropol (ambas al suroeste de la capital) se reclutan voluntarios para luchar contra el fuego.

En lo que se refiere a Moscú, sus aeropuertos funcionan de forma irregular. En el de Vnúkovo, con visibilidad de 400 metros, 17 vuelos se han visto afectados, de los cuales seis han tenido que ser desviados a otros aeropuertos; y en el de Domodédovo, con visibilidad de 350 metros, se han demorado 30 vuelos, de los cuales 24 han sido enviados a otros aeródromos. Dos partidos de fútbol de primera división han sido anulados y los parques de atracciones han dejado de funcionar. Los pronósticos meteorológicos indican que la situación en Moscú se mantendrá por lo menos hasta el miércoles.