Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karzai le da cuatro meses a las empresas de seguridad privada para que dejen el país

El presidente afgano quiere prevenir "irregularidades" y que las tropas nacionales asuman paulatinamente las tareas de seguridad

El presidente afgano Hamid Karzai ha firmado hoy un decreto que establece un plazo de cuatro meses para que las empresas de seguridad privada dejen de operar en el país, y así evitar el mal uso de las armas, que han causado "incidente trágicos y horrorosos".

Con este decreto queda aprobada la disolución de estas empresas, mayoritariamente occidentales, que dan trabajo a más de 40.000 personas. Karzai, que ayer se reunió con el senadordemócrata John Kerry,dijo hace poco que estas empresas "trabajan en contra del interés nacional afgano".

El texto del decreto aprobado hoy habla de "prevenir irregularidades" y del mal uso del equipapmiento militar. Pero aunque la oficina presidencial afirmó hace una semana que no habría excepciones, el decreto sí permite que sigan operando, siempre y cuando lo hagan dentro de sus instalaciones, los agentes de seguridad privada contratados por las embajadas extranjeras.

El desmantelamiento de estas empresas en Afganistán, cuyos contratos ascienden a miles de millones de dólares, es una vieja reivindicación de Karzai, y no es ajena a la pretensión del presidente afgano, de asumir con agentes y tropas nacionales las tareas de seguridad que actualmente desempeñan unos 150.000 extranjeros.

Las compañías de seguridad, que no dependen del Gobierno de Kabul, han protagonizado varios escándalos que han incomodado tanto a los afganos como a las tropas norteamericanas y de la OTAN.

Algunas de estas empresas también trabajan para el ejército de EE UU y el Pentágono dijo la semana pasada que estaba en conversaciones con el Gobierno de Karzai para trasladar sus preocupaciones.