Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suecia anula la orden de búsqueda por violación contra el fundador de Wikileaks

La fiscalía sueca afirma que Julian Assange "no es sospechoso" de los cargos que se le acusan

En un giro rocambolesco, horas después de que la justicia de Suecia emitiera una orden de búsqueda contra el fundador de la web Wikileaks, Julian Assange, por presunta violación, la fiscal general Eva Finné ha anunciado esta tarde que se revocó la medida, ya que ha decidido "que no es sospechoso" de los dos cargos de los que se le acusa. Assange, jefe de la web que publicó recientemente documentos clasificados del ejército estadounidense sobre las guerras de Irak y Afganistán, se halla en paradero desconocido.

La fiscal ha agregado en un comunicado que no emitirá más declaraciones hoy, tras el revuelo causado por la orden de detención emitida en ausencia contra Assange.

La noticia de la orden de búsqueda de Assange saltó a las portadas mundiales y se convirtió rápidamente en trending topics en la red social Twitter hoy sábado. En el perfil de Wikileaks en Twitter aparece un último mensaje, enviado hoy a las 12.21, que dice "Julian Assange: los cargos no tienen base y su emisión en este momento es particularmente inquietante". El anterior, de dos horas antes, dice: "El abogado del Pentágono estudia cargos criminales contra Wikileaks", titular de una información de la web de Foxnews, cuyo enlace adjunta. Según Wikileaks, se trata de un claro intento para desprestigiar a su jefe tras haberse ganado la enemistad del Gobierno estadounidense después de filtrar el pasado mes de julio más de 70.000 documentos militares clasificados.

Assange viajó a Suecia la semana pasada para discutir su trabajo y defender sus intenciones de publicar más información clasificada sobre la guerra en Afganistán. Suecia es uno de los países con la legislación más estricta sobre la protección de las fuentes y donde Wikileaks mantiene muchos de sus servidores.

Maria Häljebo, fiscal en funciones de Estocolmo, había confirmado al diario Aftionbladet que en la noche del viernes la policía intentó detener a Assange, pero éste había desaparecido. El diario explica que las denuncias por violación proceden de dos mujeres de 20 y 30 años. Una de las mujeres denunció a Assange después de estar con él en un piso del barrio de Södermalm en Estocolmo la pasada semana. La segunda lo hizo tras reunirse con el fundador de Wikileaks el martes pasado en Enköping. Según la fiscal Häljebvo, las dos mujeres destacaron la violencia utilizada por Assange, según la prensa. "Tenían miedo y no quieren que se conozca su identidad", según Häljebvo.

El Partido Pirata, que pide liberalizar las leyes de derechos de autor y reducir la vigilancia en Internet, anunció que acogerá varios servidores de la organización. Si la formación política ganase algún escaño en el Parlamento sueco en las elecciones legislativas previstas para el 19 de septiembre, sus servidores contarían además con inmunidad parlamentaria.

El Pentágono ha reclamado a Wikileaks que devuelva los documentos publicados sobre la guerra de Afganistán.