Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Accidente minero en Chile

Los mineros hablan por teléfono con sus familias

Las autoridades confirmanque las perforaciones comenzarán la mañana del lunes

Los 33 mineros atrapados en la mina San José del norte de Chile pudieron establecer este domingo un breve contacto telefónico con sus familias, informaron las autoridades chilenas.

"Las familias han tenido la ocasión de poder comunicarse telefónicamente con ellos, así que han sido momentos de gran emoción. Ha ido un representante de cada familia", manifestó la intendente (cargo equivalente al de delegado del Gobierno) de la región de Atacama, Ximena Mattas.

La funcionaria explicó que el minero Esteban Rojas reiteró a su mujer Jessica Yáñez en su turno al teléfono, después de haberlo hecho el otro día por escrito, su petición de matrimonio religioso. La pareja, pese a llevar casada 25 años, contrajo matrimonio por lo civil.

Mattas relató que las familias escucharon "con mucho ánimo" a los mineros. "Sienten y perciben que se encuentran bien y ha sido un momento muy importante, que sin duda, a ellos también los fortalece".

Por otro lado, las autoridades confirmaron que la excavación del túnel para sacar a los mineros comenzará hoy lunes -pese a que estaba planeado que comenzara este domingo- debido a que una de las piezas claves de la perferadora resultó defectuosa y retrasó la operación.

Los 33 mineros llevan en la mina San José de la localidad de Copiapó desde el pasado día 5 de agosto, cuando quedaron atrapados debido a un accidente. Las autoridades estiman que su rescate se demorará al menos tres meses.

La voz de las familias que esperan

Margarita Lagos, madre de Claudio Yáñez

- Claudio Yáñez, de 34 años y dos hijas, solo llevaba ocho meses como minero. "Era obrero de la construcción y lo ganaba bien, unos 200.000 pesos (314 euros) al mes", comenta su madre, Margarita Lagos. "Pero aquí le pagaban el doble. El día del accidente me dijo que iba con mucho sueño. Yo le dije: 'Pero devuélvete...' Y él me dijo: 'No, que son 35.000 pesos (55) lo que nos quitan por día de falta".

Lilianeth Gómez, hija de Mario Gómez

- Mario Gómez es, a sus 63 años, el mayor del grupo. Llevaba tiempo pensando en prejubilarse. Padece silicosis y perdió tres dedos de la mano izquierda en una explosión. "Nos decía que los sueldos son altos aquí porque nadie quiere venir", indica su hija Lilianeth. "En una carta nos dice que está con hartas ganas de salir, pero con mucha fuerza. Tiene depositada toda su confianza en Dios".

Verónica Quisque, esposa de Carlos Mamani Solis

Carlos Mamani, de 24 años y una hija, es el único inmigrante del grupo. Lleva cinco años en Chile junto a su esposa y sus suegros. "El Gobierno de Bolivia apenas nos ha ayudado. Unos pañales y un poco de leche para la niña es todo lo que nos ha dado el cónsul", señala su esposa, Verónica Quispe. El padre de ella, Yonny Quispe, de 38 años, también trabaja en Mina San José. "Mi papá se salvó de poquito. Salió un minuto antes del derrumbe".

Yésica Cortés, esposa de Víctor Zamora

Víctor Zamora, de 33 años, es el bromista del grupo. En su primera carta escribió a su esposa, Yésica Cortés: "No te amo, pero te quiero. Cuídame a mi hijo". Ella optó por reírse. "Yo creo que de ahí va a salir más maduro, se tomará más en serio la vida", cuenta su madre, Nelly Bugueño, que aparece en la foto junto a su nuera. "Nunca hubo forma de quitarle la sonrisa".

Carolina Véliz, novia de Carlos Barrios

A Carlos Barrios, que tiene un hijo de cinco años, nunca le gustaron demasiado los niños. Una semana después del derrumbe, Carolina Véliz, su novia desde hace siete meses, supo que estaba embarazada. Los psicólogos le han prohibido decírselo. "No sé cómo le afectará cuando salga", dice. "Pero yo le pienso poner a mi bebé su nombre. Y si es niña, será Carla".

Más información