Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

13 internos mueren acribillados en un centro de desintoxicación en Tijuana

El suceso puede ser una represalia por el decomiso reciente de 134 toneladas de marihuana

Trece internos de un centro de rehabilitación de drogadictos de Tijuana (norte de México) fueron asesinados esta noche por un grupo de sicarios fuertemente armados que accedieron al edificio y los acribillaron, informaron hoy varios medios mexicanos en sus ediciones digitales.

El suceso tuvo lugar en el centro El Camino, ubicado al este de Tijuana -ciudad del Estado de Baja California fronteriza con EEUU-, tan sólo dos días después de que en Ciudad Juárez un grupo armado asesinara a una quincena de jóvenes que asistían a una fiesta.

Los sicarios llegaron al centro en dos vehículos, según El Universal. El diario afirma que los asesinos alinearon a las víctimas frente a una pared antes de dispararles. Reforma indica que los fallecidos se encontraban en el salón del centro.

El periódico Milenio informa de que fueron dos las personas que entraron en el centro alrededor de las 21.45 hora local (6.45 en la España peninsular y, tras alinear a las víctimas, "les pidieron arrodillarse y ahí les descargaron las balas".

Minutos después, asegura El Univesal, unos desconocidos interfirieron la frecuencia de radio de la policía para advertir que se producirán 135 asesinatos, en posible alusión a las 134 toneladas de marihuana que las autoridades del Estado decomisaron el pasado día 18. Según el diario, invadían de forma intermitente el canal de radio para tocar música, al parecer narcocorridos, mientras insistían que esto "apenas empieza".

Agentes de los diversos cuerpos de policía mantienen acordonada la zona e impiden el paso al lugar donde se produjo la masacre a la espera de que los peritos terminen con su trabajo y las autoridades judiciales ordenen el levantamiento de los cadáveres.

En la guerra de los carteles de la droga, sucesos similares son desgraciadamente habituales. El 10 de junio, una veintena de internos fueron asesinados en un centro de desintoxicación de Chihuahua. Hace algo más de un año, otros 18 toxicómanos fueron acribillados en un crimen similar en Ciudad Juárez, seguido por otros dos en días posteriores que dejaron una decena de víctimas. En total, más de 40 personas murieron por ataques de este tipo en 2009.

Una hipótesis frecuente en este tipo de asesinatos es que se trata de ajustes de cuentas entre narcotraficantes, que buscan en esos centros a sicarios de bandas rivales.