La delincuencia es la mayor preocupación de Latinoamérica

Un estudio revela que los ciudadanos han perdido el miedo a las asonadas

ANA LORITE Madrid 3 NOV 2010 - 17:07 CET

Que un 85% de la población latinoamericana avale la existencia de Fuerzas Armadas en sus países es una buena noticia. Significa que entre las opciones de los ciudadanos prevalece la democracia, en una región con una aplastante historia de caudillismo, y que los latinoamericanos están perdiendo el miedo a los golpes de Estado.

Este es uno de los hallazgos del sondeo realizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) sobre Gobernabilidad y Convivencia Democrática en América Latina 2009-2010, presentado ayer en Madrid, en la sede de la Secretaría General Iberoamericana (Segib).

Según el sondeo de FLACSO, el principal problema para el latinoamericano es la presencia aplastante de la delincuencia y el narcotráfico en la región. Así lo considera un 67,5 % de los encuestados. "Es una preocupación apabullante, muy por encima incluso de cuestiones que han primado siempre en la zona, como el tema de la pobreza", declaró Enrique Iglesias, secretario general iberoamericano, que calificó la cuestión de "cuantificado impacto" ya que en estos momentos "la región es la más violenta del planeta". La cifra de homicidios aumenta progresivamente: cada vez mueren y matan más jóvenes menores de 29 años, lo que ha sido calificado de "genocidio juvenil".

Enrique Iglesias afirma que la región es la más violenta del planeta

más información

El problema del narcotráfico y de la delincuencia, unidos a la debilidad de la instituciones, llevan a la destrucción de la sociedad. Francisco Rojas Aravena, doctor en Ciencias Políticas y secretario general de FLACSO, declaró durante la presentación del estudio que América Latina debe resolver sus problemas de iniquidad para poder trabajar con Europa.

El sondeo confirma que la institución que goza de mayor confianza entre los ciudadanos de América Latina son los noticieros de televisión. El 61,9% de los encuestados confía mucho en ellos y los considera un elemento fundamental para que los Gobiernos escuchen sus necesidades. Brasil es el país donde el impacto de los medios es mayor. El noticiero marca la agenda política, con la consecuencia negativa de que priman las soluciones a corto plazo: "la agenda", según Francisco Rojas, "pasa a ser reactiva" y las demandas de los ciudadanos, una vez satisfechas, desaparecen.

Rojas insistió en la necesidad de que grupos mediáticos, Gobiernos y agentes sociales encuentren "formas para evitar la banalización de la política" y se reduzca así la excesiva regulación de los medios en algunos países de la zona.

Este sondeo de opinión ha sido realizado por FLACSO en el marco de los objetivos del proyecto Gobernabilidad y Convivencia Democrática en América Latina, con el auspicio de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID). El trabajo de campo lo llevó a cabo la empresa IPSOS, que realizó el estudio entre el 14 de noviembre y el 18 de diciembre de 2009 en 28 ciudades de 18 países latinoamericanos y entrevistó a unas 10.000 personas.

Los ponentes destacaron la importancia de este tipo de análisis, calificados de "cartas de navegación" necesarias para poder abordar los problemas de la región.

Otras noticias

Miles de personas se manifiestan en Buenos Aires (Argentina) contra la inseguridad en mayo de 2009. / EFE

Últimas noticias

Ver todo el día

Camino de París

El 'Oratorio de Navidad' de Bach, interpretado por el conjunto Les Talens Lyriques y por el Cor de Cambra del Palau de la música, pasó por el Palau antes de viajar a París

Resumen de cuatro décadas de arte

La colección Bassat exhibe sus nuevas adquisiciones en la Nau Gaudí de Mataró

Diga que se lo pedí yo

Conocí a Vaclav Havel de cerca, en una entrevista cuando ya era presidente de Checoslovaquia

La Generalitat crea la mesa para revocar el contrato de ATLL

El órgano deberá decidir si entrega el contrato a Agbar o convoca otro concurso

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana