Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las revelaciones de Wikileaks sobre la presidenta Kirchner acaparan el debate político en Argentina

"Es una barbaridad pensar que pueda tener una enfermedad mental", aseguran fuentes del Ministerio de Salud

El Gobierno argentino guarda silencio ante las filtraciones que Wikileaks hizo de los documentos secretos de la diplomacia de EE UU en las que se consultaba sobre la salud mental de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner . Tampoco dijo nada sobre las críticas que, según esos informes, había vertido Sergio Massa, jefe de Gabinete de Ministros de Fernández entre 2008 y 2009, contra el ex presidente argentino Néstor Kirchner. Massa calificaba a Kirchner de "psicópata" y "monstruo", según Le Monde.

En la oposición, el referente en política exterior de la conservadora Propuesta Republicana (PRO), Diego Guelar, opinó que la secretaria de Estado norteamericano, Hillary Clinton, "le debe una explicación" a la presidenta argentina. "No me sorprende nada de lo que está sucediendo. Según lo que estuve escuchando, es toda información de cosas que sabemos y que pueden leerse en diarios y revistas", declaró Guelar, ex embajador argentino en EE UU, a Radio 10. El dirigente del PRO -el partido del alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri- dijo que los documentos del Departamento de Estado sobre Argentina se transformaron en una "patata caliente" y que, a pesar de la petición de disculpas de hoy de Clinton, "el hecho ya está consumado".

La embajada de EE UU en Argentina difundió un comunicado en el que afirma que "los cables diplomáticos reflejan el análisis interno diario y apreciaciones directas que hacen a las deliberaciones sobre las relaciones externas del gobierno". Añadió que "contienen expresiones preliminares e incompletas relacionadas con asuntos de política exterior", por lo que "no debe adjudicárseles peso propio ni son representativas de la política de EE UU".

Fabián Calle, catedrático de las universidades Católica Argentina y Torcuato Di Tella, opinó que en el caso d las filtraciones sobre la salud mental de la jefa de Estado sudamericana "el arraigado resquemor sociocultural de amplios sectores" de su país contra EE UU "hasta podría jugar a favor de Cristina Kirchner y potenciar, aunque sea de manera modesta y transitoria el efecto solidaridad y acompañamiento que se ha generado después de la muerte de Néstor Kirchner", ocurrida hace un mes.

"Es una barbaridad pensar que pueda tener una enfermedad mental"

Mientras los ciudadanos argentinos discuten sobre las consecuencias de la difusión de los documentos secretos de la diplomacia estadounidense filtrados por Wikileaks, los medios de comunicación del país siguen muy de cerca cada nueva revelación. El interés de EE UU por la personalidad de la pareja presidencial, Cristina Fernández y su marido, el recientemente fallecido Néstor Kirchner acaparan el debate político.

"Es una barbaridad pensar que la presidenta pueda tener una enfermedad mental. Los paranoicos son los que quieren investigarla a ella", sostiene Fernando Belvedere, funcionario del Ministerio de Salud.

"Llamativa inquietud", titula el diario La Nación el análisis que acompaña a la información de cuatro páginas que lleva en su edición de papel del lunes. El rotativo muestra su preocupación por que algo que considera tan solo "una leyenda urbana", el supuesto trastorno bipolar que sufre Fernández de Kirchner, haya cobrado tanta relevancia. "La Argentina se ha vuelto tan caudillesca que la psicología ha reemplazado al análisis político. La consulta de Washington podría justificarse en este contexto y tal vez revele más candor que perspicacia en quien la formuló", concluye el rotativo conservador.

El diario Clarín, enfrentado desde hace tiempo con la presidenta, destaca en su edición digital la información hecha pública por EL PAÍS de que Washington considera al matrimonio presidencial "ineptos en política exterior" y "paranoicos respecto al poder". Clarín ha preguntado a sus lectores si consideran que la revelación afectará a la relación bilateral entre EE UU y Argentina. Y más de la mitad de los que han respondido la encuesta en la web responden que no.

"Hemos asistido a una bomba atómica que ha caído en el centro de la diplomacia norteamericana y en su jefa, Hillary Clinton. Con esta noticia, a partir de ahora cambia el concepto de privacidad. No solo en la diplomacia, sino en la vida privada", afirmaba en la noche del lunes el analista Luis Rosales en el canal de información C5N, que dedica una extensa cobertura al impacto de la filtración.

Entre la decena de argentinos consultados por este diario en el centro de Buenos Aires, solo un par de mujeres no habían oído hablar de la filtración de Wikileaks. Horacio, administrativo de 45 años, está seguro de que se trata de una cortina de humo que lanza EE UU para tapar otros asuntos. Antonio, taxista, considera más interesante que la polémica sobre Kirchner la relación que el ex ministro Jorge Taiana mantuvo con los Montoneros y con el atentado en un bar en los años 1975. Pero en las conversaciones de los porteños con un periodista español, solo hay un tema que rivaliza ahora en interés: la aplastante victoria que el Barça acaba de conseguir sobre el Real Madrid.